Un informativo infantil de TV3 explica a los niños qué son los presos políticos

El Gobierno recuerda que corresponde a la Junta Electoral garantizar la «neutralidad» de la cadena pública

M. E. ALONSO

MADRID. TV3, la televisión pública de Cataluña, ha aprovechado sus informativos infantiles para explicar a los niños el proceso independentista bajo su prisma ideológico. En esta ocasión, la cadena pública catalana utilizó el programa infantil InfoK de Super3 para aclarar por qué consideran a los destituidos miembros del Gobierno de Carles Puigdemont y los presidentes de la ANC y Òmnium «presos políticos».

«Un preso político es una persona que está en la cárcel por sus ideas políticas, por pensar y actuar diferente que las personas que gobiernan un país», argumentó uno de los presentadores. En un tono aleccionador, continuó explicando que «hay quien cree que a estas personas las han encarcelado por ser independentistas, es decir que son presos políticos».

El programa, ya criticado con anterioridad por sesgar la información, no especificó en ningún momento que una parte del Ejecutivo catalán está en la cárcel por llevar a cabo acciones contrarias a la ley. Atribuyó su encarcelamiento a que se les acusa de saltarse la Constitución, «el libro donde se recogen las leyes españolas», para conseguir la independencia de Cataluña.

De fondo, acompañando las explicaciones de los presentadores de TV3, una sucesión de imágenes de la pegada de carteles pidiendo la libertad de estos «presos políticos» y las de otros niños en las manifestaciones de Barcelona para exigir su puesta en libertad. También se refirieron en el informativo infantil a los políticos que han «huido» a Bélgica, como el expresidente Puigdemont, porque consideran que «en España el juicio no sería justo».

«Los niños merecen tener derecho a su infancia», reivindicó ayer la vicepresidenta del Gobierno Soraya Saénz de Santamaría antes del pleno del Senado. Y eso, arguyó, es una obligación de los directores de los medios así como de los gobernantes. El Ejecutivo central decidió intervenir los medios de comunicación públicos catalanes en el acuerdo del Consejo de Ministros con el que activó el artículo 155 de la Constitución, pero luego aceptó retirar la medida a petición del PSOE durante la tramitación en la Cámara alta del plan de intervención.

Aunque Saénz de Santamaría dio a entender que no se arrepiente de no haber aplicado el 155 en los medios públicos catalanes, quiso dejar claro que hay unas elecciones convocadas y la Junta Electoral Central tiene que «garantizar la neutralidad institucional». Fuentes del Gobierno señalaron que el PP catalán se encargará de denunciar este tipo de emisiones.

Más

Fotos

Vídeos