«Aquí ya nos independizamos»

Badia no tiene mucho que ofrecer a un hipotético turista, pero ahí va un aliciente para acercarse por allí: el bar El Alemán, en el mercado, sirve unos callos que perfectamente podrían ser los mejores de Cataluña, de España o de lo que se tercie. Los prepara en remesas de 28 kilos el dueño, Juan Francisco López, un hijo de emigrantes de Linares (Jaén) que pasó sus primeros diez años en Alemania: «Eso que dicen por la tele de que lo importante es cocinar con cariño es mentira. Yo me pongo a hacerlos después de comer, con una 'mala follá'...».

«Los de Badia ya nos independizamos una vez», recuerda Juan Francisco: el núcleo urbano dependía de Barberà y Cerdanyola del Vallès, pero en 1994 se emancipó y se constituyó como municipio. ¿Y qué hay de la independencia de ahora? «Yo soy partidario de un mundo sin fronteras. Se habla más del tema en la tele que aquí, pero como la tele es palabra de Dios...».

Fotos

Vídeos