El independentismo preocupa cada vez más a los españoles

La inquietud ante la secesión se ha triplicado desde agosto y es ya uno de los tres principales problemas para el 7,8% de los ciudadanos

M. E. ALONSO MADRID.

La preocupación ciudadana por la independencia de Cataluña se ha intensificado en los dos últimos meses, coincidiendo con la convocatoria del 1-O. Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), publicado ayer, la posible desconexión de la autonomía del resto de España se ha convertido en uno de los tres principales problemas para el 7,8% de los españoles.

La realización del sondeo, en la primera quincena de septiembre, coincidió con la aprobación ilegal en el Parlamento catalán de las leyes del referéndum y de transitoriedad, orientadas hacia la proclamación de una república catalana, y con el aumento de la tensión en las calles y las instituciones. Entonces todavía no se había celebrado el referéndum del 1 de octubre, con lo que para conocer el efecto de los últimos días sobre la opinión pública habrá que esperar a la publicación del próximo barómetro de noviembre.

El desafío soberanista ya experimentó un repunte en el último, donde el porcentaje de preocupación por la hipotética secesión catalana era del 2,6%, algo más del doble que el mes anterior y que ahora se ha triplicado (7,8%).

El sondeo refleja el aumento en un punto de aquellos españoles partidarios de la recentralización del Estado, hasta el 18,9% mientras los que apoyan la actual organización territorial ha bajado del 40,6% de julio, que marcó un récord, hasta el 36,8%. Solo el 9,6% de los ciudadanos reclaman un Estado que reconozca a las comunidades autónomas la posibilidad de convertirse en Estados independientes.

Más allá del independentismo, el principal cambio que refleja la encuesta del CIS tiene que ver con la percepción del terrorrismo yihadista, que se ha disparado tras los atentados del 17 de agosto en Cataluña. Así, la inquietud por el terrorismo internacional pasó de un 4,2% en julio a un 15,6% en septiembre, lo que supone una subida de once puntos, hasta situarse como el quinto problema nacional por detrás del paro y la corrupción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos