El independentismo exhibirá otra vez músculo en la calle a las puertas de que llegue el 155

Manifestantes a favor de la secesión piden el pasado miércoles la liberación de Sánchez y Cuixart . /Efe
Manifestantes a favor de la secesión piden el pasado miércoles la liberación de Sánchez y Cuixart . / Efe

Se espera una manifestación masiva en Barcelona para protestar por el encarcelamiento de los líderes de Ómnium y la ANC

CRISTIAN REINO

El proceso soberanista catalán siempre ha tenido dos carriles que han circulado en paralelo; por un lado, la vía institucional y por otro, la movilización callejera. Estos dos vectores se darán hoy la mano. Mientras el Gobierno catalán y la mayoría independentista empezarán a perfilar la declaración unilateral de independencia con la que quieren replicar la decisión del Gobierno de poner en marcha la intervención de la autonomía catalana, las entidades soberanistas volverán a hacer una nueva demostración de fuerza y de capacidad de movilización.

La ANC y Ómnium exhibirán una vez más músculo en la calle para pedir la puesta en libertad de Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, encarcelados en Soto del Real desde el lunes. Las entidades que presiden dos de los principales protagonistas del desafío secesionista han organizado para hoy en el paseo de Gracia de Barcelona una manifestación que se prevé masiva, como las que el independentismo ha celebrado en los últimos años y que bajará una vez más el pleito catalán a la calle.

El movimiento secesionista ha tenido altibajos a lo largo del proceso, momentos en que aparentaba que se deshinchaba y otros en que parecía todo lo contrario. Impulsado por la dinámica de la acción-reacción, puede que en estos momentos el secesionismo se encuentre en su punto de máxima ebullición, y no sería extraño hablar de cientos de miles de manifestantes.

Sin ir más lejos, en la del martes pasado, en la Diagonal de Barcelona, convocada de un día para otro, se reunieron en torno a 200.000 personas, según la Guardia Urbana, de ahí que en la de hoy, en la que la Asamblea Nacional Catalana y Ómnium han volcado toda su maquinaria organizativa durante varios días, se prevé que será un clamor.

«Libertad Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. En defensa de los derechos y las libertades», dice la convocatoria, que pide a los asistentes que porten un lazo amarillo en la solapa en solidaridad con los dirigentes soberanistas encarcelados.

«Presos políticos»

La manifestación reclamará que los presidentes de la ANC y de Ómnium Cultural dejen de ser «presos políticos» y vuelvan a «liderar unas entidades que han organizado manifestaciones pacíficas», dijeron los organizadores. Hay que «llenar las calles de Barcelona otra vez y tantas veces como sea necesario» para condenar la «represión política del Estado, que ha utilizado a los ‘jordis’ como cabezas de turco» señalaron.

La ANC y Ómnium, que se siente fuertes y que hoy presionarán al Gobierno catalán para que proclame la república catalana cuanto antes, se prepara para una nueva campaña de movilizaciones en las que prevé subir el nivel de intensidad ante la perspectiva de que se anticipan días de «conflicto», como expresó ayer mismo Artur Mas. Y es que, el secesionismo ya ha avisado que no se quedará de brazos cruzados viendo cómo el Gobierno toma el control de algunas de las competencias de la Generalitat y advierte de que defenderá las instituciones catalanas con uñas y dientes.

La alcaldesa de Barcelona avisó de que el hecho de que haya «dos personas presas por sus ideas y por motivos políticos va a generar muchas movilizaciones». Ada Colau no aclaró si acudirá a la manifestación. Puigdemont, tampoco (a la del martes no fue); pero sí estarán, entre otros, Oriol Junqueras, Artur Mas, y las dirigentes del PDeCAT y Esquerra Neus Munté y Marta Rovira.

Fotos

Vídeos