B de Bulo | El incendio de Doñana y la conspiración del gaseoducto

Una de las imágenes más compartidas en redes sociales une el mapa del gaseoducto Saladillo y una noticia sobre la reforma de la Ley de Montes./Facebook
Una de las imágenes más compartidas en redes sociales une el mapa del gaseoducto Saladillo y una noticia sobre la reforma de la Ley de Montes. / Facebook

Seguro que te ha llegado un mensaje en redes sociales explicando el interés de Gas Natural Fenosa por el fuego, pero ¿qué hay de cierto?

JON A. SEDANOMÁLAGA

Desde que en el año 2015 se reformara la Ley de Montes, cada vez que surge un incendio aparecen varias voces que hablan de conspiración. “Están quemando el bosque para recalificarlo y construir en él”, es una de las frases que más se leen. Las llamas del incendio de Doñana que comenzó el sábado han avivado esta teoría en redes sociales, que cuenta ya con miles de mensajes conspiranoicos compartidos. ¿Pero qué hay de cierto en la teoría? ¿Se puede recalificar terreno quemado para construir por ejemplo un gaseoducto?

Dejando a un lado la razón por la que el incendio ha comenzado, que aún se desconoce de forma concreta pero se intuye que puede estar detrás la mano del hombre, hay ciertos mensajes a los que se está dando veracidad y no la tienen.

Uno de los textos más compartidos dice así:

Otro de los mensajes que se está compartiendo en redes sociales.
Otro de los mensajes que se está compartiendo en redes sociales. / Facebook

Sobre el papel, o en este caso la pantalla, queda muy bien, pero el problema surge cuando el primer dato ya tiene un error. La reforma de la Ley de Montes entró en vigor en octubre de 2015, no en 2014. Pero si pasamos al segundo punto, encontramos un nuevo error: Gas Natural Fenosa no presentó el proyecto en 2015, sino en enero de 2013. Solo con estos dos errores, la teoría conspiranoica ya se cae. Pero en el tercer dato, de nuevo hay un fallo en las fechas y en el concepto: Industria tramitó la utilidad pública de uno de los cuatro proyectos de almacenamiento de gas en 2015, concretamente del único que cuenta con la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable y que se sitúa fuera de los límites del espacio protegido.

Con este argumento ya pierde toda fuerza el citado mensaje que tanto se está compartiendo en redes, pero si a esto le sumamos que los propios ecologistas, que no están a favor de los almacenes de gas, lo desmienten, nos topamos con lo de siempre: muchos internautas creen saber más que los propios expertos. Miguel Ángel Soto, portavoz de Greenpeace, lo ha dejado claro esta mañana en una entrevista en Cadena Ser: “Hay que renunciar a respuestas facilonas. Se trata de un bulo que se propagó en 2015 y volverá a aparecer por la impotencia y la rabia con cada incendio. La Ley de Montes (aprobada en 2003 y reformada en 2015) no permite recalificar terrenos quemados, establece una excepción para infraestructuras declaradas de utilidad pública sobre montes públicos y nunca se ha utilizado hasta la fecha. No hay ningún elemento que permita pensar que va a haber un cambio en el uso del suelo”.

Aun así, seguía existiendo un punto que muchos utilizaban para continuar argumentando la supuesta conspiración: las Comunidades Autónomas pueden recalificar las zonas forestales que hayan ardido cuando concurran razones imperiosas de interés público de primer orden. Muchos decían que debido a este punto, el gasoducto podría ser construido al calificarse como tal, pero se obviaba el principal hecho: Andalucía no ha aprobado ninguna normativa al respecto, por lo que no puede haber recalificación antes de 30 años. A esto podemos sumarle el hecho de que Doñana se compone de una gran extensión declarada como parque nacional que no es recalificable.

Por si aún quedaban dudas, la Junta ya se había manifestado en contra del gasoducto e incluso su presidenta, Susana Díaz, se ha pronunciado al respecto: “Ni un solo metro va a ser recalificado ni utilizado para ningún otro uso”.

Por último, y no menos importante, aunque ya no se trate de cifras y documentos legales, el incendio se originó a bastantes kilómetros de donde estaría situado el supuesto gasoducto. Teniendo en cuenta los cambios de viento y las direcciones que ha tomado el fuego, no se podía vaticinar en su inicio que las llamas alcanzarían esa zona.

Fotos

Vídeos