La imprenta de los 100.000 carteles del 1-O fue acusada de financiar a CDC

Parte del material incautado en Poblenou. :: ministerio del interior
Parte del material incautado en Poblenou. :: ministerio del interior

La Guardia Civil y la Policía intentan localizar las 6.000 urnas antes de sean distribuidas por toda Cataluña

MELCHOR SÁIZ-PARDO MADRID.

Primer golpe de las fuerzas de seguridad del Estado a los preparativos del referéndum del próximo 1 de octubre. Tras una semana de registros sin éxito, los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil se incautaron ayer en una nave del barrio barcelonés de Poblenou de buena parte de la cartelería que supuestamente la Generalitat había encargado para publicitar la consulta declarada ilegal por el Tribunal Constitucional.

Según informaron mandos del operativo, en una nave de la imprenta Marc Martí en el número 110 de la calle Pallars los funcionarios encontraron 100.000 carteles relacionados con el 1-O. Una tonelada y media de papel, de acuerdo con las primeras estimaciones de los agentes.

Una parte importante de esos carteles llama a la participación en la consulta, con el logotipo de la Generalitat y con la imagen y el lema que el Gobierno autonómico ha elegido para el referéndum, una fotografía con una bifurcación de vías férreas y las frases en catalán «Naciste con la capacidad de decidir. ¿Vas a renunciar?». Bajo ellas, aparece una urna, una papeleta y la frase, también en catalán, «1 octubre referéndum de autodeterminación de Cataluña».

Otro buen número de posters, con los logos y siglas de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) y de la Asociación Catalana de Municipios (ACM), también reclama la participación. Y un tercer grupo de carteles incautados, sin siglas, pide de forma expresa el voto a favor de la independencia.

El Ministerio del Interior informó de que la intervención se «dilató durante algunas horas» ya que el material incautado «se encontraba en palés ocultos a la vista y convenientemente disimulados para dificultar su localización».

El instituto armado llegó hasta los carteles, explicaron estas mismas fuentes, gracias a un aviso de colaboración ciudadana. No obstante, la Guardia Civil ya tenía en su punto de mira a esta imprenta y firma de publicidad como posible colaboradora en la preparación de material para la consulta ya que el dueño de este grupo empresarial, el propio Marc Martí, es muy próximo a la antigua Convergència, hasta el punto de que estuvo imputado hasta el pasado marzo en el 'caso Palau' por haber ayudado en la financiación irregular de CDC.

Finalmente, el fiscal del caso, Emilio Sánchez Ulled, retiró los cargos contra él durante la vista porque el delito había prescrito. Hasta entonces, el administrador de la empresa Publiciutat había estado procesado por haber facturado a la Fundación del Palau de la Música de forma «mendaz» 237.000 euros que el saqueador confeso del Palau, Felix Millet, tenía que haber hecho llegar a CDC. Marc Martí será citado en breve ante el juez para explicar quién le encargó la cartelería y cómo ha sido abonado este trabajo.

Más registros

El registro de la nave de Poblenou no fue el único de ayer de la Guardia Civil. Los agentes, siempre a la búsqueda de los carteles impresos por el grupo de Martí, allanaron primero otras dos instalaciones de esta empresa, una en la calle de Motors de L'Hospitalet de Llobregat y otra en el polígono industrial Grandland, en Badalona.

Los efectivos del instituto armado también registraron un cuarto inmueble en búsqueda de material relacionado con el referéndum independentista. Se trata de la imprenta Atryplan, en Sant Feliu de Llobregat. Los funcionarios durante horas patrullaron el polígono industrial y dieron el alto a varias furgonetas, que fueron inspeccionadas. Ni en Artryplan ni en los vehículos hallaron efectos relevantes.

Este operativo es continuación del llevado a cabo la pasada semana. Entonces, también sin éxito, la Policía Judicial de la Guardia Civil registró, tras varios días de inspecciones de vehículos, la imprenta Indugraf en la localidad tarraconense de Constantí y, poco después, la sede el semario El Vallenc en Valls (Tarragona), donde los agentes sospechan que a finales de agosto se imprimieron 7.000 guías y listas para las mesas electorales.

Las decenas de agentes de los servicios de Información y Policía Judicial de Guardia Civil y Policía desplegados ya en Cataluña tienen como prioridad localizar las urnas de la consulta. Los mandos del operativo confían en incautarlas antes de que sean distribuidas por toda Cataluña.

Fotos

Vídeos