Iglesias vaticina una repetición electoral por los vetos cruzados en Cataluña

Rivera abre la puerta al PSC y contempla un tándem entre Arrimadas e Iceta para gobernar

M. E. ALONSO MADRID.

Los vetos entre los partidos que concurren a las urnas en Cataluña el 21 de diciembre imposibilitarán formar gobierno y conducirán inexorablemente a la repetición de los comicios. Este es el horizonte que vislumbra Pablo Iglesias, para quien existen «grandes posibilidades de una repetición electoral». El secretario general de Podemos, reconoció ayer que éste «sería el peor escenario para todos», por la inestabilidad política que pudiera conllevar. Se trata del mismo augurio que abona desde hace días el candidato del PP, Xavier García-Albiol.

Aún así, la formación morada, que concurre el 21-D bajo el paraguas de la marca de Ada Colau, está dispuesta a asumir la erosión de una repetición electoral. Sostienen los podemitas que no apoyarán ninguna fórmula de gobierno que incluya a Ciudadanos ni al PSC si necesita, a la vez, los votos de la formación liberal, como le ocurrió a Pedro Sánchez a nivel nacional en su primera investidura.

Todos los sondeos indican que el papel de los comunes será el decisivo para elegir al nuevo presidente de la Generalitat, pero los morados cierran la posibilidad de que éste sea un líder que los agrupe a ellos y a los constitucionalistas. «Es imposible», sentenció Iglesias, que también considera «inverosímil» apoyar un Gobierno independentista formado por Esquerra, Junts per Catalunya y la CUP.

La opción preferida en las filas moradas es repetir un tripartito de izquierdas, junto a los republicanos y a los socialistas. Una coalición que el PSOE rechaza de plano, como descarta respaldar la investidura de la candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, si resulta la más votada, con Miquel Iceta como vicepresidente, según propuso ayer Albert Rivera. «Un presidente de la Generalitat tiene que saber cuál es la tasa de paro», señaló, en referencia al error de la dirigente naranja en un programa de televisión.

En Ciudadanos argumentan que si ellos respaldaron a Sánchez y Susana Díaz gobierna en Andalucía gracias a su apoyo, Iceta no debería impedir una investidura de Arrimadas. En tono de broma el propio Rivera le recordó a Sánchez que le debía «una investidura». Pero el líder socialista rechaza cualquier escenario que no pase por convertir a Iceta como presidente. Una alternativa que el líder de Ciudadanos descarta si Arrimadas tiene más votos que el PSC y Catalunya en Comú juntos, como vaticina el CIS.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos