Iglesias niega que el pacto en Castilla-La Mancha sea un «ensayo» para España

Los anticapitalistas, contrarios al acuerdo, no acudieron a la reunión del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos

R. C. TOLEDO.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, advirtió ayer que el acuerdo alcanzado entre su partido y el PSOE para gobernar en Castilla-La Mancha «no es un experimento ni un ensayo de nada» porque es «una región con unos ciudadanos que tienen derecho a unas políticas públicas».

Iglesias hizo estas declaraciones ante el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, un foro compuesto por 84 miembros, aunque ayer hubo 14 ausencias, entre ellas las de los miembros de la corriente Anticapitalistas Miguel Urban y Teresa Rodríguez, contrarios al acuerdo con el socialista Emiliano García-Page.

El líder de Podemos restó importancia a la ausencia de los anticapitalistas y valoró que unos compañeros pongan el acento en las «oportunidades de entrar en un Gobierno» y otros lo hagan en «los riesgos». De hecho, Iglesias afirmó que no le sobra nadie en la organización e incluso consideró que es una «ventaja» que haya «compañeros críticos».

Iglesias respaldó el acuerdo en Castilla-La Mancha y subrayó que cuando Podemos está en un Gobierno «ofrece garantías» y, además, hace que el PSOE pierda «la tentación de gobernar con el PP, que es lo que, algunos decían, estaba en los planes de García-Page».

Tanto Iglesias, como el secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha, José García Molina, avalaron el acuerdo pero poniendo el acento en que ahora el tema está en manos de los inscritos y serán ellos los que decidan si se conforma mediante una votación y si «la gente dice otra cosa y no quiere entrar en el Gobierno de Castilla-La Mancha, no habrá acuerdo», apuntó García-Molina. No obstante, recordó que el pacto alcanzado con el Ejecutivo de García-Page no hace más que aplicar «los documentos aprobados por nosotros mismos». Iglesias a su vez subrayó la «plena autonomía» de las organizaciones territoriales para decidir en su ámbito.

Sobre la posibilidad de gobernar en España con los socialistas, se mostró abierto a hacerlo con otras fuerzas políticas «sobre la base de un programa que beneficie a las mayorías sociales, termine con los recortes y asuma que España es diversa».

«Somos una fuerza política con vocación de Gobierno», insistió Iglesias, y la aspiración de Podemos, dijo, «es sacar al PP de la Moncloa».

Fotos

Vídeos