Iglesias logra blindar la marca Podemos en sus coaliciones electorales

El aval de las bases del partido en la consulta celebrada el pasado fin de semana le sirve de parapeto frente a Garzón y Teresa Rodríguez

P. DE LAS HERAS

Madrid. Pablo Iglesias logró su objetivo. Las bases de Podemos avalan por una abrumadora mayoría del 91% que su formación reedite las alianzas electorales con Izquierda Unida, Equo y las «fuerzas del cambio» en los comicios autonómicos, municipales y europeos de 2019, pero siempre manteniendo su nombre en la papeleta.

Alberto Garzón ya advirtió de que hará su propia consulta a la militancia de Izquierda Unida, en respuesta a lo que entiende como un intento de Iglesias de meter presión en la negociación abierta entre ambos para volver a unir fuerzas de cara al próximo año electoral. El coordinador general de IU era partidario de encontrar una marca que supere la actual de Unidos Podemos, a su juicio, «completamente achicharrada». Ahora tendrá que tener en cuenta este resultado.

También estará obligada a acatarlo la líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, que pretendía acentuar su autonomía y explorar su propia marca en las elecciones al Parlamento autonómico que algunos sitúan este mismo año (se contemplaba la posibilidad de que concurriera bajo el nombre de Marea Andaluza, registrado por ella misma en el Ministerio del Interior). En su territorio, sin embargo, el aval a la utilización del nombre de Podemos en las papeletas es incluso superior a la media en el conjunto de España, de un 92,12%.

El éxito de Iglesias en esta maniobra estaba prácticamente cantado de antemano. En cualquier caso, la participación en la consulta celebrada entre el 21 y 25 de marzo dista del que tuvieron en el pasado otras votaciones internas. Ha sido, según los datos aportados ayer, del 16%, algo más de 76.500 inscritos de los 473.678 llamados a votar. En la anterior, en la que Iglesias preguntó sobre la presentación de una moción de censura contra Mariano Rajoy, votaron casi 87.700.

Excepciones locales

La norma de llevar el nombre de Podemos en las siglas con las que se concurra a las urnas, además, tendrá excepciones. El propio secretario general del partido aseguró el pasado 10 de marzo, en el Consejo Ciudadano Estatal en el que se decidió la consulta, que respetaría las «marcas consolidadas», por ejemplo, en ayuntamientos en los que se gobierna.

En las elecciones de 2015, Podemos optó por no presentarse con su nombre. Prefirió incluir a sus círculos en plataformas ciudadanas y agrupaciones de electores, y así nacieron Ahora Madrid, Barcelona en Comú, Zaragoza en Común, Marea Atlántica o Cádiz Sí Se Puede. Cabe esperar que todas ellas repitan, auque de momento lo único que aseguran fuentes del partido es que habrá «flexibilidad».

El caso es que, con ese compromiso sobre la mesa, la pregunta planteada por Iglesias -«¿Apoyas que Podemos se presente a las próximas elecciones en coalición con las fuerzas políticas aliadas del espacio del cambio y con la palabra Podemos formando parte del nombre de la candidatura?»- también obtuvo un 'sí' mayoritario en las principales capitales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos