Iglesias a Errejón: «En esto ni media tontería, deja de marear la perdiz»

Errejón respondió ayer los medios de comunicación en el Congreso. :: Fernando Alvarado / efe/
Errejón respondió ayer los medios de comunicación en el Congreso. :: Fernando Alvarado / efe

El líder de Podemos carga contra su exnúmero dos por amenazar con no postularse como candidato en Madrid si se cambia el sistema de primarias

ANDER AZPIROZ MADRID.

Las aguas vuelven a bajar revueltas en Podemos. A las primeras de cambio, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón han reabierto las hostilidades que cesaron, se ha visto que temporalmente, después de la victoria del primero sobre el segundo en la Asamblea Ciudadana de Vistalegre II.

El nuevo choque se produce a cuenta de las primarias en la Comunidad de Madrid y llega en el peor momento, justo cuando el Ejecutivo de Cristina Cifuentes pende de un hilo a cuenta de la polémica por su máster y el PP ve cerca la posibilidad de perder un feudo que ha controlado con mayoría absoluta los últimos 23 años.

El exnúmero dos de Podemos lleva meses preparando su salto a la política autonómica. Madrid es de hecho la mejor, si no la única, baza de los morados para hacerse con un gobierno territorial. El respaldo a su candidatura fue el premio de consolación que le concedió Iglesias a cambio de poner fin a su rebelión tras la Asamblea Ciudadana en la que arrolló al 'errejonismo', que aún así logró el respaldo de un tercio de la militancia. El problema está en que Errejón debe de convivir con una dirección regional controlada por los 'pablistas' y con el senador Ramón Espinar al frente, y no están dispuestos a dar carta blanca al candidato.

Este primer encontronazo llega después de que el miércoles el Consejo Ciudadano de la Comunidad de Madrid aprobase proceder lo antes posible a la designación del candidato, ante la crisis política en la región. No se fijaron fechas, pero la dirección autonómica pretende que las bases elijan en mayo al cabeza de cartel y se deje para el verano la confección de las listas.

Errejón se opone tajante a separar ambas elecciones, hasta el punto de que ayer amenazó con no ser candidato si no se aceptan sus planteamientos. «Nunca lo hemos separado (el proceso de primarias). Yo he recibido un encargo, una responsabilidad, que es construir un proyecto, que es un proyecto entero. Asumo la responsabilidad y me pongo a trabajar. Estoy convencido de que va a haber acuerdo. No contemplo otra cosa», advirtió ayer el exnúmero dos de Podemos.

En el fondo del asunto se vislumbra una cuestión táctica. Al votar al mismo tiempo el candidato y los nombres que le seguirán en la lista, como se ha hecho siempre hasta ahora, Errejón arrastraría apoyos hacia sus afines. Es justo lo que no quieren los 'pablistas', que aspiran a ser mayoría en el grupo parlamentario de la Asamblea de Madrid.

El ex secretario político se ha comprometido a integrar a todas las sensibilidades del partido en su lista, pero no parece convencer a quienes un año después de derrotarlo en Vistalegre II recelan todavía de sus propuestas, entre las que se encuentra un acercamiento sin complejos al PSOE.

Dura respuesta

El puñetazo encima de la mesa de su antiguo número dos no le sentó nada bien a Iglesias, que recuperó el tono más duro para la respuesta. Lo primero que hizo el secretario general fue considerar muy sensata la decisión adoptada por el Consejo Ciudadano de Madrid. Después cargó contra Errejón. No lo nombró, pero tampoco hizo falta para saber a quien se refería. «En esto ni media tontería; nosotros estamos en política para ganar al PP y para gobernar en la Comunidad de Madrid y los inscritos no van a permitir que nadie se dedique a marear la perdiz ni a tonterías», zanjó el líder nacional de Podemos. Poco después, Espinar consideró «desafortunadas» y «desconcertantes» las declaraciones de Errejón.

Los terceros en discordia son los anticapitalistas, quienes nunca han aceptado las posiciones moderadas que encarna el 'errejonismo' dentro de Podemos. De hecho, se aliaron con los 'pablistas' para evitar que Rita Maestre, adscrita a la corriente del exnúmero dos, se hiciera con el control del partido en Madrid. Los anticapitalistas ya han avanzado que se plantean presentar un candidato alternativo a Errejón, muy probablemente la actual portavoz en la Asamblea autonómica, Lorena Ruiz Huerta. El sector más izquierdista de Podemos tampoco está de acuerdo con el adelanto de las primarias y aboga por mantener los tiempos.

Por si fueran pocas las desavenencias internas, la candidatura también deberá contar con el visto bueno de los socios de coalición, y ahí Izquierda Unida ya ha avisado de que no está dispuesta a quedarse al margen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos