Iceta promete hacer lo posible para impedir una repetición de elecciones en Cataluña

Sánchez saluda al líderdel PSC, Miquel Iceta, antes de su intervención en un acto en Madrid. :: r. ladra/
Sánchez saluda al líderdel PSC, Miquel Iceta, antes de su intervención en un acto en Madrid. :: r. ladra

El líder del PSC sostiene que es el candidato con más opciones de lograr la investidura y ofrece pactar un 'conseller en cap' con amplios poderes

PAULA DE LAS HERAS

Madrid. El líder del PSC, Miquel Iceta, está convencido de que el tablero político que resultará de las elecciones autonómicas del 21 de diciembre en Cataluña será tan difícil de gestionar que exigirá soluciones imaginativas y que en ese escenario, tanto él como su partido son los mejor situados. El candidato socialista aseguró ayer en un desayuno informativo en Madrid que hará lo que esté en su mano para que los catalanes tengan un nuevo Gobierno. «En lo que de mí dependa no habrá repetición de elecciones», prometió. Eso sí, volvió a dejar claro que no ve salida en los acuerdos de bloques ('constitucionalistas' frente a independentistas).

Iceta, al que la mayor parte de las encuestas concede un crecimiento sustancial respecto a los comicios de 2015 pero sitúan como tercera fuerza política, no fue tan contundente como Pedro Sánchez la semana pasada acerca de a las posibilidades de que el PSC de su apoyo a la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, a la que todos los sondeos colocan en segunda posición.

El secretario general del PSOE cerró la puerta a semejante alianza con el argumento de que la formación que lidera Albert Rivera se ha situado «a la derecha del PP» en su política territorial. El dirigente catalán se limitó en cambio a afirmar que no ha visto ni una encuesta que diga que los constitucionalistas suman. Y aseguró que, en todo caso, será él quien pida a Arrimadas que le facilite la formación de gobierno.

Sus palabras hay que ponerlas en cuarentena porque entran dentro de la lógica estrategia política en plena campaña electoral. Él mismo se encargó de subrayarlo tras el aluvión de preguntas recibidas sobre el asunto en el acto organizado por Europa Press. «¿Alguno pretende que yo diga 'haría presidente a fulanito o menganita' para que la gente le vote a él? Es que yo llevo mucho tiempo en esto ¿eh?», dijo haciendo gala de su veteranía en la vida pública. En todo caso, cree de verdad que tiene opciones. «Estoy en mejores condiciones que otros», dijo.

Menor rechazo

El dirigente socialista apeló a un viejo dicho universitario que dice «catedrático es quien de cinco votos tiene tres» para recordar que el futuro presidente de Cataluña será, no aquel que obtenga más votos en las urnas, sino el que sea capaz de concitar más apoyos en el Parlamento. Superar la investidura requiere mayoría absoluta en primera vuelta o más votos a favor que en contra en la segunda. Y es ahí, contando con las abstenciones, donde cree que su candidatura se mueve mejor que la mayoría porque, a su juicio, suscita menos rechazo.

En ese contexto fue en el que aseguró que si de él depende no habrá elecciones. Lo mismo que prometió, por otro lado, Pedro Sánchez -encargado de presentarle en el desayuno- durante la campaña de los comicios de junio de 2016. La historia luego fue otra e Iceta fue uno de los grandes apoyos del 'no es no' que, de consumarse, habría llevado a unas terceras generales en menos de un año. Ayer, el líder del PSC defendió en cambio que no se puede decir a los ciudadanos: «Esto que habéis votado no nos acaba de gustar, afinad un poco más». «La responsabilidad de los políticos es traducir el resultado electoral en una fórmula de gobierno lo más estable posible».

Su propuesta, aún así, es un Gobierno en minoría que acuda al Parlamento a recabar apoyos ley a ley. Un Gobierno presidido por él pero con un 'conseller en cap' con amplias funciones, que no tendría por qué ser del PSC y que podría pactarse con el resto de fuerzas dispuestas a facilitar su investidura. Un hombre de consenso que se ocuparía de cuestiones clave del día a día. Porque Iceta, según dijo, sería un presidente «atípico», muy presente en restaurar la imagen de Cataluña en Madrid, en Bruselas «e incluso en Pekín».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos