«Antes iban a ojo; ahora saben luchar»

«La disciplina es excelente. Están tremendamente motivados. Ellos mismos ven la eficacia de lo que hacen. Antes jugaban a ojo, ahora saben qué se hace y cómo». El coronel Olazábal solo lleva 20 días en Koulikoro, pero transmite buenas sensaciones sobre la evolución del adiestramiento. Las deserciones iniciales de los soldados que iban al norte a combatir quedaron atrás pese a su limitado armamento. En mayo se prorrogará la misión y el objetivo es llegar a 41.000 efectivos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos