24 horas entre tensión y bailes para calmar a los niños

Los migrantes fueron agrupados por familias para un largo viaje de 1.300 kilómetros todavía sujeto a las condiciones meteorológicas

J. A. MARRAHI

valencia. De la posibilidad de un viaje a las Islas Baleares en un hacinado buque a la composición de una flotilla que, como el viaje de Colón, tendrá tres barcos en busca de un nuevo mundo para la mayoría de sus ocupantes. La jornada de ayer a bordo del 'Aquarius' estuvo marcada por momentos de tensión y nervios a flor de piel entre migrantes «exhaustos y agotados de esperar» que dieron paso al primer esbozo de un futuro cuando, al fin, conocieron que tenían un puerto de destino: Valencia.

Según fuentes de Médicos Sin Fronteras, la madrugada no fue fácil. «Interpretaban la ausencia de movimiento y noticias como un posible riesgo de volver a Libia». A las amenazas de uno de los migrantes por lanzarse por la borda se sumaron los encontronazos en cubierta que Sara Alonso, periodista de RNE en el buque, narró así: «Los nervios afloran y son difíciles de controlar». Mientras, en el refugio, donde permanecían las mujeres y los niños, «la incertidumbre se gestionó con música y baile».

Al amanecer, llegaron provisiones a bordo. Las acercaron embarcaciones de emergencia italianas. Leche, agua, alimentos y otras medicinas. Mientras la vida se abría paso en el 'Aquarius', se sucedían las conversaciones, pactos y planes a muchas millas. Sobre las 13:00 horas, el 'Aquarius' recibió al fin instrucciones claras del Centro de Salvamento Marítimo italiano. Los migrantes fueron agrupados en familias en tres barcos, el 'Aquarius' y dos de la armada italiana para poner rumbo a España. La idea de recorrer 1.300 kilómetros hasta Valencia no terminó de satisfacer a los cooperantes del 'Aquarius'. Saben que es la única solución, pero temen que su ausencia frente a las costas de Libia dejé sin opción a otros náufragos y pateras en apuros.

A los tres buques les espera ahora un trayecto naval de aproximadamente tres días y medio. Las primeras previsiones climáticas son buenas, pero si hay mala mar o tormentas, el trayecto se podría retrasar hasta doce horas o más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos