Hacienda se hará con el control de los ingresos tras un mes vigilando los gastos

Será el departamento dirigido por Montoro el que gestione las cuentas públicas catalanas para evitar que se destinen al proceso independentista

J. M. CAMARERO MADRID.

De todas las medidas con las que el Gobierno tiene previsto intervenir la Generalitat, el control de las finanzas públicas catalanas puede resultar decisiva para el proceso independentista. Sin la posibilidad de recaudar ni de gastar de forma autónoma, como en gran medida lo venía haciendo hasta ahora, la vicepresidencia catalana, dirigida por Oriol Junqueras, tendrá las manos atadas en cuanto a recursos públicos. Para ello, con la aplicación del artículo 155 de la Constitución, el Gobierno ejercerá las competencias «en materia económica, financiera, tributaria y presupuestaria», según indica el acuerdo aprobado ayer el consejo de ministros.

De facto, implica que el Ministerio de Hacienda controlará todos y cada uno de los ingresos que percibe la Generalitat, tanto en lo relativo a los impuestos propios como a los cedidos. Tras la puesta en marcha de la Agencia Tributaria Catalana, en septiembre, la Generalitat habilitó un sistema por el cual actuaba como una intermediaria ante el Estado en la recaudación de tributos como Sociedades, IVA e incluso el IRPF. Era así siempre que así quisieran los contribuyentes y después se traspasaran esos fondos al Estado. Hasta ahora, no había provocado ningún problema, pero el Gobierno, con el 155, quiere disipar cualquier duda en la gestión de los impuestos que se abonan.

En la parte de los gastos, el control se amplía a todas las partidas. Desde el 20 de septiembre, se encontraba en vigor el Acuerdo de No Disponibilidad por el cual se cortaron todos los gastos de la Generalitat que no fueran destinados a financiar los servicios básicos y las nóminas de los funcionarios, para lo que resta de año. Pero cuando Hacienda tome el timón presupuestario, lo hará sobre todas las partidas. Y en especial, a aquellas que «se destinen a actividades o fines relacionados con el proceso secesionista». En el punto de mira se encuentran fondos como los que pueden recibir las organizaciones ANC y Omnium Cultural, entre otras.

Fotos

Vídeos