Hacienda acepta que la Agencia Tributaria Catalana recaude impuestos estatales

Junqueras, a su llegada ayer a la reunión del Govern. :: q. garcía / efe

No ve problema siempre que sea voluntario para los contribuyentes y remita las declaraciones al organismo central para que se consideren válidas

D. VALERA

madrid. Hacienda no ve problemas legales en que la Agencia Tributaria Catalana actúe como una intermediaria en la recaudación de impuestos propios de la administración central como Sociedades o IVA siempre y cuando sea de forma voluntaria para los contribuyentes y después se transfieran esas declaraciones a la Agencia Tributaria Estatal, el organismo que tiene la competencia sobre estos impuestos y debe darles validez. Es decir, que la agencia catalana se convierta en una especie de ventanilla única o de ente colaborador con la administración central.

Así lo admiten fuentes del departamento que dirige Cristóbal Montoro, que restan importancia a que las alrededor de 150 empresas públicas o con participación mayoritaria de la Generalitat vayan a declarar estos tributos a la Agencia Tributaria Catalana, ya que en la práctica, no tienen ningún efecto fiscal ni jurídico hasta que no sean presentados ante el organismo estatal. No obstante desde Hacienda advierten de que actuarían contra los responsables en caso de que ese dinero no llegase a las arcas centrales.

Uno de los pilares sobre los que el gobierno catalán y los partidos independentistas construyen la idea de 'desconexión' de España tiene que ver con la capacidad de tener una Agencia Tributaria propia que sea capaz de recaudar y gestionar todos los impuestos. En la actualidad, las Haciendas autonómicas del régimen común (el sistema Foral de País Vasco y Navarra funciona al margen) sólo tienen competencia para recaudar los tributos regionales propios y los estatales cedidos en su totalidad como Patrimonio o Sucesiones y Donaciones o Actos Jurídicos Documentados.

Sin embargo, la Generalitat ha querido dar un paso más y ha ofrecido la posibilidad de que los contribuyentes puedan presentar la declaración de los impuestos de gestión estatal como Sociedades, IVA e incluso IRPF a través de su organismo tributario. Después la agencia catalana tendrá que presentar esas declaraciones a la Agencia Tributaria Estatal para que sean válidas.

El primer paso lo darán las empresas públicas o con una participación mayoritaria de la Generalitat. Algo lógico si se tiene en cuenta que dependen del gobierno catalán, que es el impulsor de esta estrategia. Sin embargo, al tratarse de un proyecto voluntario podrían sumarse también empresas privadas. De hecho, algunas compañías ya han criticado haber recibido la propuesta de adherirse a este programa.

En el Impuesto sobre Sociedades, por ejemplo, significa que las compañías tendrían la posibilidad de presentarlo a través de la agencia catalana (que a su vez lo tendría que remitir a la estatal para que fuese válido) o hacerlo directamente en el organismo estatal como ocurre en la actualidad.

Hay que tener en cuenta que aunque se presenten las declaraciones en la agencia catalana, las competencias sobre la gestión de Sociedades, IVA o IRPF seguirán siendo parte del organismo estatal. Es decir, será la Agencia Tributaria central la que realizará las inspecciones o investigaciones sobre estos tributos a los contribuyentes físicos o jurídicos que considere oportunos, algo que no puede hacer el organismo catalán sobre estas figuras fiscales.

Medida «simbólica»

Asimismo, aunque desde el Ministerio de Hacienda relativizan el papel de la agencia catalana, ya han avisado de que esas declaraciones no serán consideradas válidas hasta que no se presenten en tiempo y forma en el organismo central. Esto significa que si alguien hace su declaración en la agencia catalana dentro del periodo de liquidación, pero esta lo remite fuera de plazo al organismo estatal, se le aplicarán los correspondientes intereses de demora.

Desde el Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha) creen que la posibilidad de presentar todos los impuestos en la Agencia Tributaria Catalana se trata más de una decisión de carácter «simbólico» que práctico. De hecho, el secretario general del organismo, José María Mollinedo explica que en el fondo la agencia catalana realizará el mismo papel en estos tributos que el de un asesor fiscal, en el sentido de intermediario entre el contribuyente y la administración tributaria competente. Asimismo, desde Gestha recuerdan que este operativo tendrá «un coste de gestión», ya que supone introducir un trámite más en la presentación de esos impuestos.

Fotos

Vídeos