La Guardia Civil sitúa a la CUP, Òmnium y ANC en el origen de los CDR

Manifestación convocada por los CDR el pasado 27 de marzo en las puertas de la estación barcelonesa de Sants. :: Alejandro García / efe/
Manifestación convocada por los CDR el pasado 27 de marzo en las puertas de la estación barcelonesa de Sants. :: Alejandro García / efe

Un informe del Instituto Armado sostiene que estos comités son la nueva fórmula de los independentistas para continuar con el desafío

MELCHOR SÁIZ-PARDO MADRID.

Los Comités de Defensa de la República (CDR) son cualquier cosa menos movimientos espontáneos, según la Guardia Civil. Un informe del Instituto Armado remitido a la Audiencia Nacional y al Tribunal Supremo sostiene que los grupos que en las últimas semanas están cortando carreteras, levantando las barreras de los peajes o que protagonizaron enfrentamientos con los Mossos tras la captura de Carles Puigdemont, en realidad no son más que una suerte del brazo callejero en versión 'post 1-0' de la CUP, Òmniun Cultural y la ANC. Algo parecido a la nueva fórmula ideada por los independentistas para mantener el desafío al Estado tras la imposibilidad de proclamar la república.

En su atestado, al que ha tenido acceso este periódico, la Unidad de la Policía Judicial de la VII Zona de la Guardia Civil en Cataluña desgrana a través de 139 páginas las supuestas evidencias que relacionarían los CDR con los cuperos y las dos organizaciones sociales que estuvieron en el origen de las grandes movilizaciones antes del referéndum ilegal. El instituto armado, que analiza multitud de comunicaciones públicas en la redes de los comités, afirma que la gran fuerza de los CDR, frente a las otras tres organizaciones, es que están logrando que la «información fluya más ágilmente». «El objetivo de la movilización social para la consecución de la república catalana es común para ANC, Òmnium y los comités, contado estos últimos con una mayor eficacia y repercusión en términos de llamamientos a la población para movilizarse y emprender su estrategia de resistencia y desobediencia civil», señala el documento.

La Guardia Civil incide que en los «talleres de resistencia pacífica» que los CDR han impartido en numerosas localidades catalanes tras el referéndum fueron organizados por el colectivo 'En peu de pau' (En pie de paz), aunque en realidad eran «promovidos por ANC». En esos talleres hubo siete módulos diferentes: Cómo fortalecer las movilizaciones; Cómo actuar y cómo protegernos en movilizaciones; Estrategia no violenta de liberación en 10 pasos; Cómo cuidarnos en tiempos de revuelta; Cuáles son las actitudes de la fuerza no violenta; La no violencia en las redes; y Criterios para evaluar que una acción es no violenta, coherente y efectiva. Según la Guardia Civil, todas esas enseñanzas (expandidas a través de lo que llaman 'escuelas abiertas' e innumerables mensajes en redes) son las que ahora se estarían poniendo en práctica.

Los comités imparten talleres para la resistencia y las movilizaciones

22 cabecillas

El informe del instituto armado identifica con nombre y apellidos a 22 de los cabecillas de los CDR, de los que cinco están directamente vinculados a los partidos u organizaciones sociales que promovieron el 'procés'. Se trata de Rubén Wagensberg, diputado de ERC en el Parlamento autonómico; Marcel Mauri de los Rios, vicepresidente de Òmnium; Joan Vallvé, vicepresidente segundo de Òmnium; Ariadna Isem, de ANC; y Antonio Baños, exdiputado de la CUP.

La Guardia Civil, desde luego, no considera a los CDR un movimiento exclusivamente pacífico. Asegura que su estrategia es alternar la «desobediencia civil y la resistencia, tanto activa como pasiva». Una mezcla de acciones que -afirma el atestado- ya había anticipado la famosa agenda Moleskine incautada a Josep María Jové Lladó, hombre de confianza de Oriol Junqueras y ex secretario general del departamento de Vicepresidencia, Economía y Hacienda de la Generalitat. En esa libreta, que ha sido básica en la investigación para desentrañar los movimientos del 'procés', Jové ya anotó que Anna Gabriel avisó al Govern de que la CUP «nunca renunciaría la estrategia de la desobediencia».

Estos grupos -relata el informe- se han ido reinventado según han evolucionado los acontecimientos del 'procés'. Como tal, surgieron «en 2017 con el objetivo inicial de facilitar la realización del referéndum». Tras la consulta, «adoptaron como nuevo objetivo la proclamación de la república catalana», cambiando de denominación (de Comités de Defensa del Referéndum a Comités de Defensa de la República).

Los investigadores sitúan el nacimiento formal de los nuevos CDR entre el 14 de octubre y el 4 de noviembre de 2017. En esos 20 días tuvieron lugar tres «reuniones supramunicipales» en Sabadell, Igualada y Manlleu. En esos cónclaves se estableció una «estructura organizativa bien definida», mucho más dinámica y ágil que la de la CUP, ANC u Òmnium, que es la que finalmente ha terminado por desplazar en las calles y carreteras a las organizaciones que promovieron el 'procés' antes del referéndum del 1-O.

Con el paso del tiempo -apunta la Guardia Civil- estas «asambleas locales» ya están coordinadas por un «CDR central» (CDRCat), «desde el que se centraliza la información, dirigida a llamamientos a la población para ejercer tanto la resistencia activa y pasiva, como la desobediencia» en toda la comunidad autónoma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos