La Guardia Civil «imputa» al jefe de prensa de Puigdemont por la web del 1-O

El director general de comunicación de la Generalitat, Jaume Clotet, abandona la comandancia de la Guardia Civil tras declarar. :: m. p. / efe/
El director general de comunicación de la Generalitat, Jaume Clotet, abandona la comandancia de la Guardia Civil tras declarar. :: m. p. / efe

El juez precisa que los agentes están operando como «policía judicial» y que él solo ordenó investigar la preparación del referéndum

MELCHOR SÁIZ-PARDO MADRID.

La Guardia Civil dio ayer un paso más en sus investigaciones sobre los preparativos del referéndum de autodeterminación catalán del próximo 1 de octubre e «imputó policialmente» (sic) al director general de Comunicación de la Generalitat, Jaume Clotet.

Según explicaron fuentes de la investigación, los agentes del instituto armado consideran a Clotet uno de los principales responsables de la web 'pactepelreferendum.cat', desde la que se está promocionando la consulta independentista y desde la que, además de pedir firmas de apoyo para el plebiscito, se está requiriendo dinero a particulares para la logística del referéndum.

En un principio, la Guardia Civil citó ayer por la mañana al director de Comunicación del Govern como testigo en el marco de la investigación abierta por el Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona para determinar qué personas están tomando parte en los preparativos de la consulta. Sin embargo, tras tres horas de interrogatorio en la sede del instituto armado de Travessera de Gràcia los funcionarios decidieron suspender la indagatoria, al considerar que sus declaraciones podían incriminarle. Acto seguido, le comunicaron que su situación pasaba a ser la de «imputado», por lo que dieron paso a la abogada de la Generalitat que le había acompañado.

Se trata exactamente del mismo procedimiento que tuvo lugar el miércoles, cuando la Guardia Civil, tras interrogar al secretario general de Presidencia catalán, Joaquim Nin, le comunicó que acababa de ser imputado por sedición, ante los indicios que supuestamente le vinculan con los preparativos del referéndum unilateral promovido por el Gobierno de Carles Puigdemont.

Ayer también fue citado a declarar el que fuera coordinador y portavoz de la ejecutiva del Pacte Nacional pel Referèndum, Joan Ignasi Elena. El exdiputado socialista fue interrogado por la polémica web, en particular por quién se ocupa de la gestión y del mantenimiento de esa página de internet. Elena, al abandonar las dependencias de la Guardia Civil en la capital condal, denunció que el Gobierno está usando los «instrumentos del Estado», en este caso al instituto armado, para «perseguir y destruir» la disidencia. «Hay que decir basta. Esto no va de independencia, de opinar de una forma o de otra, va de democracia y de respeto a la diferencia», señaló Elena.

También pasó por la sede de Travessera de Gràcia, en este caso solo como testigo, el director general de Atención Ciudadana, Jordi Graells.

Responsables del caso informaron de que, además de la referida web, la Guardia Civil centra sus pesquisas en la otra única iniciativa oficial conocida hasta ahora para promover la consulta, la campaña institucional sobre el registro de catalanes en el extranjero.

«Abuso y error»

La «imputación» del jefe de Comunicación de Puigdemont hizo que la Generalitat elevara el tono. El miércoles el consejero de Presidencia, Jordi Turull, ya anunció que la Generalitat denunciará ante el juez de guardia «la grave vulneración de derechos fundamentales» que está suponiendo la ronda de interrogatorios. Ayer, Puigdemont, mostró a través de Twitter su respaldo a sus altos cargos acusados. «Perseguir ideas legítimas es un abuso y un error. Los demócratas no podemos callar», escribió.

La actuación de la Guardia Civil provocó que el propio instructor del caso, a través del gabinete de comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), hiciera algunas apreciaciones, empezando por asegurar que ni Nin ni Cotet, a los que el instituto armado ya considera «imputados», han sido declarados formalmente investigados en sede judicial. Al menos, por ahora. El instructor explicó que solo mantiene como investigados al exsenador de ERC Santi Vidal, al secretario de Hacienda Lluís Salvadó y al comisionado por la Transición Nacional de Catalunya Carles Viver Pi-Sunyer . Ninguno de los tres, por el momento, ha sido citado a declarar. El TSCJ precisó, además, que las diligencias que está llevando a cabo estos días la Guardia Civil las está haciendo en su condición de «policía judicial», ya que éstas no han sido solicitadas de manera expresa por el juez. El magistrado únicamente encargó a los agentes que investigaran las iniciativas dirigidas a organizar la consulta secesionista.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos