La Guardia Civil cree haber cortocircuitado el referéndum

Los agentes toman el corazón tecnológico de la Generalitat y bloquean 29 programas y aplicaciones del 1-O

MELCHOR SÁIZ-PARDO MADRID.

Era uno de los más preciados ases que el Ministerio del Interior guardaba en la manga para abortar el 1-O: hacerse con el control físico del corazón tecnológico de la Generalitat, el Centre Telecomunicacions i Tecnologies de la Informació (CTTI) de L'Hospitalet, para evitar que el Gobierno autonómico pueda usar estas potentes infraestructuras para coordinar a los 2.315 colegios electorales y, sobre todo, para el escrutinio de los votos. Una decena de agentes de la Guardia Civil tomaron ayer por la mañana el CTTI por orden judicial y no abandonarán estas instalaciones hasta la madrugada del miércoles. Una única orden: cortocircuitar cualquier intento de usar las bases de datos en el referéndum ilegal.

El consejero de Presidencia, Jordi Turull, se apresuró a asegurar que el operativo del instituto armado no afectará a la consulta, pero lo cierto es que el golpe provocó una reunión de urgencia ayer en Gerona, con Carles Puigdemont a la cabeza, para valorar la envergadura del daño causado por el 'apagón tecnológico' en el CTTI. El portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, se mostró casi eufórico con la operación de L'Hospitalet y llegó a afirmar que «ha anulado» el referéndum. La Guardia Civil quizás no fue tan lejos como Méndez de Vigo, pero sus especialistas sí que destacaron que, cuanto menos, el bloqueo de CTTI obligará a los organizadores de la consulta a retrotraerse a «prácticas poco fiables de recuento electoral de primera mitad del siglo XX» y dejará a los colegios «fuera de red», siempre y cuando el Gobierno autonómico no tenga una infraestructura paralela a la de este centro. Sin el apoyo del CTTI -afirman los especialistas del cuerpo- los datos transmitidos por las mesas no podrán ser «ni cotejados ni verificados ni homologados».

El objetivo de la Guardia Civil era, sobre todo, hacerse con el control de una aplicación a la que la Generalitat ha denominado 'Evot' y que es la que estaba previsto que usaran los colegios electorales para enviar los datos a través de la red 'Macro Land' de la Generalitat. Copia de ese plan fue incautado a un alto responsable del Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (Cesicat) durante los registros del pasado 20 de septiembre, en los que fueron detenidas 14 personas, entre altos cargos del Ejecutivo de Puigdemont y técnicos infomáticos. Además de 'Evot' la prioridad de los agentes era bloquear 29 aplicaciones y bases de datos diferentes gestionadas desde el CTTI que «pudieran ser susceptibles de utilizarse en un proceso electoral como el que nos ocupa», en palabras de la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Mercedes Armas, la juez que ordenó el viernes la clausura temporal (hasta las 00:00 horas del miércoles) de esos 29 programas y que ayer dio luz verde a la 'ocupación' del centro por parte de la Guardia Civil para garantizar que la Generalitat no usa una puerta trasera.

El instituto armado permanecerá hasta la madrugada del miércoles en el CTTI

Los ejes de 'Evot'

Los informes de la Unidad Tecnológica del instituto armado resaltan la importancia, sobre todo, de dejar fuera de juego dos de esas bases de datos. Dos archivos que, según se infiere de esos atestados, eran los ejes sobre los que pivotaba el sistema 'Evot'. El primero de ellos es el Sistema de Gestión de Censos del Departamento de Vicepresidencia, que tiene como «fecha de alta» este mismo domingo, por lo que habría sido creado ex profeso para ser usado en el referéndum y no tener así que utilizar otras bases de la Generalitat conocidas por el Estado -y también bloqueadas de manera preventiva- como el Sistema de Gestión Electoral, el de Gestión de Datos Electorales o el archivo Municat, usado para los comicios locales en esta comunidad autónoma.

La segunda base que la Guardia Civil consideraba clave para cortocircuitar el 1-0 es el Registro de Catalanes y Catalanas en el Exterior, de titularidad del Departamento de Asuntos y Relaciones Institucionales Exteriores y de Transparencia que dirige Raül Romeva. Sin este archivo informatizado -apuntan los especialistas de Interior- no habrá forma de «sumar con garantías» los sufragios de los residentes fueran de la comunidad autónoma que llevan votando varias semanas. Turull, además de minimizar los efectos del golpe al CTTI, aseguró que el bloqueo iba a dejar sin servicio durante el lunes y el martes a buena parte de los ciudadanos. Sin embargo, en los informes de la Guardia Civil se asegura que la paralización de esas bases tienen «riesgo bajo o nulo» de afectar a la vida cotidiana de los usuarios.

Fotos

Vídeos