Un grupo afín al Daesh vuelve a poner a España en el punto de mira para atentar

MELCHOR SÁIZ-PARDO

madrid. España vuelve al foco de los yihadistas. Muharar al-Ansar, un grupo de reciente creación afín al Estado Islámico y desconocido para las fuerzas de seguridad hasta hace unas semanas, ha comenzado un campaña de amenazas contra España usando los canales yihadistas de internet que solían utilizar las productoras del Daesh, antes de su práctica desaparición operativa tras la pérdida de sus territorios bajo su control en Siria e Irak.

Los especialistas de la Asesoría de Inteligencia y Consultoría de Seguridad (AICS), una de las principales organizaciones que en España monitoriza a los yihadistas, han detectado en los últimos días en estas redes proDaesh el llamamiento de Muharar al-Ansar. «Si no tenéis un arma, tenéis un camión o un cuchillo», proclaman los terroristas sobre una imagen de la Sagrada Familia de Barcelona, convertida en un icono recurrente para los yihadistas, después de que se hiciera público que los planes originales de la célula de Ripoll (que acabó atentando en Las Ramblas y Cambrils el pasado agosto) eran atacar el templo de la ciudad condal.

AICS, en un informe emitido el pasado viernes, cree que la amenaza no es contra la Sagrada Familia o Barcelona en particular, sino contra todo el país. «La Sagrada Familia ha sido elegida por los islamistas como símbolo representativo de España, al igual que el Big Ben lo es de Londres o el Auditorio de la Opera de Sídney», apuntan los analistas de Inteligencia.

De nueva creación

Según los documentos de AICS a los que ha tenido acceso este periódico, Muharar al-Sham (también conocido como Muharir al-Sham) es un grupo de nueva creación, «que hasta ahora solo se ha dedicado a lanzar amenazas contra países europeos». «Se considera una formación de carácter mediático, no operativo, al tiempo que se valora afiliada o simpatizante de Estado Islámico», señalan los informes de inteligencia.

«Entre sus componentes, habría individuos de países europeos, en concreto de los países amenazados en sus carteles», abunda la asesoría. Según la información de AICS, este grupo no estaría localizado en Oriente Medio, sino que se ubicaría en Europa. «No formaría una estructura homogénea, sino que sus miembros tendrían relación a través de redes sociales y/o de mensajería instantánea, no pudiendo considerarse un grupo organizado y con presencia física estable», concluyen los especialistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos