El Gobierno trata de aplacar las críticas policiales y elogia la coordinación con los Mossos

N. VEGA MADRID

El Gobierno intentó ayer sofocar el conflicto abierto por los sindicatos de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Después de que las asociaciones gremiales de ambos cuerpos denunciaran en un comunicado conjunto haber sufrido «exclusión y aislamiento» en la investigación de los atentados de Barcelona y Cambrils, el Ejecutivo resolvió no salirse del guión y ensalzar la «magnífica» cooperación policial desde la misma tarde en la que se registraron los ataques terroristas. «Polémica, ninguna. Gran reconocimiento a la labor realizada», zanjó el portavoz, Íñigo Méndez de Vigo.

El elogio a la coordinación ha sido una constante desde el 17 de agosto. Ninguna voz del Gobierno de Mariano Rajoy ha querido estos días incidir en las controversias que han surgido. Al contrario. Se ha extremado el respeto a las competencias de la Generalitat con la voluntad de no polemizar por razones, aseguran en la Moncloa, de «seguridad».

En esa misma senda, el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, insistió ayer en que la colaboración en el nivel operativo ha sido «fluida, constante, permanente y leal». Los sindicatos de la Policía Nacional y la Guardia Civil, sin embargo, acusan a la Generalitat de instrumentalizar la investigación para proyectar la imagen de un «Estado catalán autosuficiente». Es más, la Asociación Unificada de Guardias Civiles sostiene que si sus agentes hubiesen podido intervenir tras la explosión del chalet de Alcanar «se podría haber atajado el operativo mucho antes».

«Sabe mal»

Al sindicato mayoritario de los Mossos d'Esquadra le extrañó el comunicado y tildó de «miserable» mezclar este asunto con el proceso independentista. El portavoz de la Federación de Profesionales de la Seguridad Pública en Cataluña negó haber recibido instrucciones políticas y reprochó la «gran irresponsabilidad» de abrir ahora una batalla. «Deslucir lo que ha sido una actuación brillante de los Mossos con la colaboración de los Cuerpos de Seguridad del Estado, entiendo que no es lo más oportuno», censuró en RNE Valentín Anadón.

Del mismo modo, la Generalitat garantizó que toda la información se ha compartido y que en Alcanar nada hizo pensar que la explosión estuviera vinculada con el terrorismo. El portavoz del Ejecutivo autonómico, Jordi Turull, justificó, además, que el Parlamento catalán vaya a condecorar sólo a los Mossos. «Parece que sabe mal -criticó- que hayan tenido una actuación tan brillante».

Fotos

Vídeos