El Gobierno tacha de «ocurrencia» la idea de Iceta de indultar a los secesionistas

Margarita Robles rebaja a propuesta electoral el planteamiento del PSC, que cosecha las críticas del independentismo

N. VEGA

madrid. «No me importa pagar un precio por pensar en escenarios de reconciliación». Miquel Iceta se ratiticó ayer en que si los dirigentes independentistas acaban siendo condenados, reclamará para ellos el indulto. Asegura que su motivación es únicamente la de coser heridas, pero por ahora sólo ha conseguido sembrar la desconfianza en las fuerzas secesionistas y despertar el malestar de PP y Ciudadanos. «Yo dejaría a los jueces que trabajen antes de plantear ocurrencias de diferente tipo», recomendó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, al líder del PSC.

En el autodenominado bloque constitucionalista, conservadores y liberales coinciden en que el PSC intenta abonar el terreno de los pactos políticos tras el 21-D. Lo insinuó el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y lo apuntó con total claridad la ministra de Sanidad. «Me da la sensación -reprochó Dolors Montserrat- de que Iceta quiere ser perdonado por el independentismo porque quizá quiera pactar con ERC para gobernar y todos recordamos el tripartito que tanto daño hizo».

La propuesta del PSC ha alimentado la tesis de campaña del PP. En la búsqueda de votos del electorado no independentista, los populares reivindican más firmeza que Ciudadanos y denuncian la tendencia de los socialistas a aproximarse a Esquerra. Ahora advierten, además, de que Iceta «pone en riesgo» el cambio en Cataluña y avala la teoría de que en España hay presos políticos. Tampoco hace concesiones Ciudadanos, que tachó ayer de «anacrónica» la figura del indulto.

En todo caso, si el PSC buscara congraciarse con el independentismo, no lo conseguiría en plena campaña. El exconsejero de Territorio, Josep Rull, número seis de la lista de Carles Puigdemont, censuró que Iceta quiera «lavar su conciencia hablando de indultos». Y tanto el PDeCAT como Esquerra criticaron la «incoherencia» de proponer el perdón sin que los socialistas hayan denunciado hasta ahora el «atropello a los derechos civiles».

En la misma línea, la portavoz de Podemos en el Congreso, Irene Montero, reclamó al PSOE que se «aclare». Margarita Robles, sin embargo, rebajó la trascendencia de la propuesta de Iceta y la desligó del trabajo de los jueces. «Se hace en campaña y no hay que verla de otra manera», relativizó la portavoz de los socialistas en la Cámara.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos