El Gobierno se resiste a explicar la injerencia rusa en el Congreso

Méndez de Vigo. :: /J.J. Guillén / efe/
Méndez de Vigo. :: /J.J. Guillén / efe

Moncloa trata de evitar la comparecencia de la vicepresidenta en la comisión de secretos oficiales, en la que están presentes ERC y PDeCAT

ANDER AZPIROZ MADRID.

El Gobierno se resiste a revelar la información de la que dispone sobre la supuesta injerencia cibernética rusa en la crisis independentista, al menos en la comisión de secretos oficiales, como solicitó el PSOE el jueves.

El portavoz gubernamental, Iñigo Méndez de Vigo, señaló tras el Consejo de Ministros que se trata de «un tema de Estado» que requiere cautela. «Con las elecciones y la interferencia -advirtió- no se juega porque alguien puede estar tentado de desvirtuarlas y por tanto yo apelo al sentido de Estado de todos los partidos políticos para que seamos cautos».

Fuentes de la Moncloa confirmaron las reticencias a que Soraya Sáenz de Santamaría comparezca ante la comisión y pusieron sobre la mesa la posibilidad de informar a los grupos parlamentarios mediante «otros formatos», aunque evitaron precisar cómo. Desde el Gobierno se eludió explicar el por qué de este rechazo a ir a la comisión de secretos oficiales, cuyo nombre real es el de Comisión de Control de los Créditos Destinados a Gastos Reservados y entre cuyos cometidos se encuentra la supervisión de las actividades del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Una de las razones que explicaría la posición del Ejecutivo es la presencia de Joan Tardà (Esquerra) y Jordi Xuclà (PDeCAT) en una comisión que preside Ana Pastor (PP) y de la que también forman parte Rafael Hernando (PP), Margarita Robles (PSOE), Irene Montero (Unidos Podemos), Juan Carlos Girauta (Ciudadanos) y Aitor Esteban (PNV). La cautela a la que apeló el portavoz del Gobierno aludiría así a no brindar la información de la que dispone el Gobierno a las fuerzas independentistas.

La última palabra en cualquier caso la tendrá la Mesa del Congreso. Si el PP mantiene su negativa a la comparecencia de la vicepresidenta la decisión quedaría en manos de Ciudadanos, con quien los populares suman mayoría en el órgano de gobierno de la Cámara baja. La decisión aún debe de ser discutida por la dirección del partido, si bien fuentes del partido de Albert Rivera avanzaron su predisposición a apoyar la petición socialista. De hecho, Ciudadanos presentó ayer otra solicitud para que el ministro de Industria, Álvaro Nadal, informe en la Cámara baja de la amenaza que representan para España los ciberataques.

Rebajar la tensión

En el plano internacional, el Gobierno trató ayer de rebajar la tensión con Rusia después de que Moscú advirtiera de que las acusaciones lanzadas podrían afectar a las relaciones bilaterales. El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, descartó una crisis diplomática y señaló que desde el Gobierno no se ha culpado al Ejecutivo de Vladimir Putin, sino que solo se ha señalado que la propaganda y las noticias falsas divulgadas tras el 1-O procedían mayoritariamente de «territorio» ruso y venezolano.

El director del CNI confirmó ayer la ola de ciberataques contra España. El general Félix Sanz eludió citar a Rusia aunque sí señalo que «hay algunos estados que han desarrollado capacidades para interferir en la vida de otros».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos