El Gobierno dice ahora que a final de marzo llevará los Presupuestos de 2018 al Parlamento

El ministro Cristóbal Montoro, en el Congreso. :: Sergio Barrenechea / efe/
El ministro Cristóbal Montoro, en el Congreso. :: Sergio Barrenechea / efe

Montoro confía en que el panorama catalán esté despejado ya a finales de abril para que el PNV levante el veto por la aplicación del 155

P. DE LAS HERAS

madrid. El Gobierno rectifica. El Ministerio de Hacienda comunicó ayer que el Consejo de Ministros aprobará sí o sí el proyecto de presupuestos para 2018 a final de marzo o primeros de abril. El anuncio llegó sólo un día después de que los tres principales partidos de la oposición, PSOE, Podemos y Ciudadanos, recriminaran al Ejecutivo que haya incumplido el precepto constitucional de remitir a las Cortes las cuentas públicas tres meses antes de finalizar el año, por el simple temor a que se las tumbaran. Cristóbal Montoro nunca ocultó que la falta de apoyos parlamentarios fuera el motivo por el que el pasado septiembre optó, en una decisión sin precedentes, no presentar ese proyecto legislativo básico. El mismo miércoles volvió a reconocerlo sin problema a una pregunta del número dos de Ciudadanos, José Manuel Villegas, durante la sesión de control en la Cámara baja en la que sus rivales le acusaron de tener el país paralizado por pura incapacidad política.

El caso es que, hasta ahora, ni el ministro de Hacienda ni Mariano Rajoy habían exteriorizado el menor signo de preocupación. Es más, hace una semana, el Gobierno dejó caer que si no tenía garantizado un acuerdo, en abril empezaría a remitir decretos leyes para ajustar partidas como los anticipos a cuenta de las comunidades autónomas o las ofertas públicas de empleo. Incluso añadió que, si era necesario, podían prorrogarse los Presupuestos de 2017 dos veces pero que no habría adelanto electoral.

Presión politica

Apenas siete días después de aquel órdago todo ha cambiado y Montoro está dispuesto a llevar al Parlamento su texto aunque no tenga del todo amarrado el 'sí' de quienes ayudaron a aprobar las cuentas de 2017: Cs, PNV, Coalición Canaria y Nueva Canarias. La propia dirección del PP admitía en privado que, aunque técnicamente fuera posible, la doble prórroga resultaría políticamente «inviable» porque la presión, interna y externa, sería insostenible.

El riesgo que corre el Ejecutivo, por otro lado, es relativo. El PP asegura que el texto está «prácticamente pactado». El problema está en que el PNV se niega a aparecer como salvador del Ejecutivo mientras mantenga intervenida la autonomía catalana. Pero, en declaraciones a la agencia EFE, Montoro se mostró confiado en que para finales de abril, que es cuando se votarían las enmiendas de totalidad, Cataluña tenga ya un nuevo Gobierno. Los populares también esperan que en ese momento esté despejado el futuro judicial de la senadora Pilar Barreiro, cuya dimisión como imputada en el 'caso Púnica' exige Cs.

Este jueves, tanto los nacionalistas vascos como la formación de Rivera ya votaron con el PP en contra de llevar al pleno una proposición de ley para el establecimiento de una renta mínima, como pretendían PSOE y Podemos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos