Rajoy pide a Puigdemont un «mínimo de generosidad» para «abrir vías de cara al futuro»

Rajoy (i.) y Puigdemont (d.). / AFP

El presidente advierte al mismo tiempo a la Generalitat de que el diálogo es incompatible con «avanzar por la vía de la ilegalidad, la amenaza o los hechos consumados»

AGENCIAS / N. VEGAMadrid

"Se puede hablar de todo". Así lo contempla el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tanto en su comparecencia matutina de este miércoles como en sus intervenciones parlamentarias en la sesión de tarde. Así, ha solicitado al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, un "mínimo de generosidad" en su respuesta al requerimiento que le ha realizado el Gobierno parar "abrir vías de cara al futuro".

Rajoy ha hecho esta apelación durante su intervención ante el Pleno del Congreso, donde ha explicado que el requerimiento del Gobierno da de plazo a Puigdemont hasta el lunes 16 de octubre para que responda si ha declarado la independencia porque los catalanes "tienen derecho a saberlo". Ese requerimiento fija un segundo plazo, hasta el jueves 19 de octubre, para que las autoridades de Cataluña vuelvan "a la legalidad".

El jefe del Ejecutivo ha rechazado de plano las afirmaciones del portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, defendiendo la "tremenda generosidad" del presidente catalán. "Es falso. Yo solo querría que tuviera un mínimo de generosidad", ha manifestado, para añadir que la antigua Convergencia tiene "una magnífica oportunidad para ayudar a construir". "La responsabilidad en este caso también es suya y mucha", le ha espetado.

Rajoy también ha tenido críticas para ERC, una formación a la que ha acusado de no querer dialogar sino "imponer". Así, ha recriminado al portavoz de ERC, Joan Tardá, que pida diálogo, pero luego no vaya a participar en la Comisión de Estudio para la modernización de la Constitución propuesta por el PSOE, ni la Generalitat fuese en enero al Senado a la Conferencia de Presidentes.

"Ustedes no quieren dialogar, ustedes lo que quieren es imponer, que es lo que hicieron los días 6 y 7 de septiembre y el 1 de octubre", ha enfatizado, para añadir que no puede aceptar ninguna lección de democracia de Tardá mientras él y su partido no actúen "en consecuencia".

Agradece el apoyo del PSOE y critica a Podemos

Rajoy ha agradecido el apoyo del PSOE en estos "momentos difíciles" y ha coincidido con la portavoz del Grupo Socialista, Margarita Robles, en que hay que dialogar. Eso sí, ha subrayado que ese diálogo debe producirse "dentro de la ley y la Constitución".

En este punto, el jefe del Ejecutivo ha dicho que está dispuesto a hacer un esfuerzo para "construir" en la comisión sobre el modelo territorial planteada por los socialistas y que echará a andar en las próximas semanas.

Rajoy ha criticado duramente la posición de Podemos ante la crisis abierta en Cataluña. "Sin ley no hay democracia, señor Iglesias", ha recalcado al líder del partido morado, al que ha recordado las intervenciones que realizó en su día Solé Turá. De hecho, ha asegurado que ahora ven con "asombro" que la izquierda defiende "exactamente lo contrario de lo que siempre defendieron".

Es más, ha llamado la atención de que el independentismo cuente con el apoyo del líder del UKIP, Nigel Farage, o del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. "No quiero esos compañeros de viaje para España y usted tampoco debería quererlos", ha dicho a Iglesias.

El presidente del Gobierno ha rechazado las afirmaciones de Iglesias asegurando que hay una crisis de legitimidad en España porque, según ha dicho, es un país con una Constitución democrática que garantiza sus derechos. "No puede decir eso porque gracias a esas normas se sienta usted en el Congreso. Debería hablar con un poco más de orgullo de lo que usted llama patria", le ha dicho.

«Hay que buscar una salida a esto»

En otro momento de su réplica, Rajoy ha afeado al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, la posición que ha mantenido en el debate sobre Cataluña en el Pleno celebrado en el Congreso. "A veces no le entiendo señor Rivera porque he compartido mis decisiones con usted", le ha espetado.

Previamente, Rivera había solicitado al jefe del Ejecutivo que no esté en el regate corto ni se centre en la respuesta del presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, al requerimiento que le ha enviado el Gobierno para que aclare si ha declarado o no la independencia. A su entender, la crisis en Cataluña no se resolverá con un "burofax".

Finalmente, Rajoy ha dicho estar de acuerdo con el portavoz del PNV, Aitor Esteban, en que hay que "buscar una salida a esto" y ha admitido que trabajar en la comisión autonómica del Congreso con el artículo 155 en marcha "no es fácil" pero por eso ha confiado en que la respuesta de Puigdemont sea una vuelta a la legalidad.

Reforma de la Constitución

Con las comunidades cabe el diálogo sobre financiación, servicios públicos o autogobierno. Y con los grupos parlamentarios en el Congreso incluso puede abordarse una modificación de la Constitución. Mariano Rajoy se ha abierto así a una reforma de la Carta Magna, una norma que, ha subrayado, "dista mucho de ser una ley perpetua" y que tampoco tiene "pretensión de serlo". "Todas y cada una de sus determinaciones, incluidos sus preceptos más esenciales, pueden ser modificadas", ha aceptado el jefe del Ejecutivo. Otro asunto será lograr el consenso suficiente para que eso sea posible en los próximos meses.

Era una de las reivindicaciones de partidos como el PSOE y Ciudadanos y un asunto acordado en las últimas horas con el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez. Un gesto que define el marco del diálogo político sobre el modelo territorial cuando la Generalitat no ha retirado su órdago independentista. "El diálogo es lo opuesto a pretender avanzar por la vía de la ilegalidad, la amenaza o los hechos consumados", ha advertido Rajoy durante su comparecencia en el Congreso sobre la situación en Cataluña.

Siendo así, el presidente rechaza de plano la propuesta del Ejecutivo catalán para resolver el conflicto. "No hay mediación posible entre la ley democrática y la desobediencia", ha negado. Un extremo en el que hoy encuentra el apoyo de los socialistas y los liberales.

Desmontando el mito de la independencia

Rajoy ha lanzado además un ruego al catalanismo "pactista e integrador", representado en otro tiempo por CiU. Sostiene el presidente que la historia de España no puede entenderse sin esa "colaboración leal" que echa de menos e incide en que, en cambio, el camino del independentismo fuera de la ley tiene un precio para Cataluña y tensiona el territorio. "La realidad, la implacable realidad, ha desmontado de un plumazo todas las falsedades del mito de una independencia de cuento de hadas: no es pacífica, no es gratuita, no será reconocida por Europa y tiene costes elevados", ha insistido el jefe del Ejecutivo.

Entre los datos aportados recuerda la salida de grandes empresas y la caída del 20% de las reservas en hoteles de alta gama y del 40%, en apartamentos turísticos. "Se han producido muchas más advertencias y recomendaciones a viajeros internacionales con motivo de los acontecimientos de estos días que a raíz de los atentados terroristas de Las Ramblas y Cambrils del pasado mes de agosto", ha señalado Rajoy.

En este contexto, confía en que Carles Puigdemont atienda el requerimiento del Gobierno para volver a la legalidad. Lo contrario, apunta, sería "prolongar un periodo de inestabilidad". "Deseo fervientemente -ha trasladado- que acierte en su respuesta".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos