La Generalitat reclama 688 millones por el despliegue de los Mossos

R. C. MADRID

El Gobierno de Mariano Rajoy ha hecho caso omiso a las peticiones del Ejecutivo catalán de abordar la deuda contraída por el Estado a cuenta del despliegue de los Mossos d'Esquadra, que asciende a 688 millones de euros.

Según informó ayer el consejero de Justicia, Carles Mundó, durante una entrevista en Catalunya Radio, el vicepresidente Oriol Junqueras envió una carta a su homóloga, Soraya Sáenz de Santamaría, el pasado 24 de julio en la que reclama la deuda de financiación de los Mossos y sin que haya tenido respuesta todavía.

En la misiva, el vicepresidente catalán solicitó la convocatoria de la reunión de la comisión mixta de asuntos económicos y fiscales entre el Estado y la Generalitat «con el objetivo de poder acordar el importe pendiente a transferir» a Cataluña, según el cálculo de la deuda acumulada desde el 2009 y que el Gobierno de Carles Puigdemont cifra en 688 millones.

Una petición que la Generalitat ya exigió al Gobierno central dos semanas antes durante la reunión de la Junta de Seguridad de Cataluña, que no se celebraba desde hacía ocho años y a la que asisitió el ministro del Interior Juan Ignacio Zoido y su entonces homólogo catalán, Jordi Jané, destituido poco después.

Tras la carta de Junqueras, el Ejecutivo de Puigdemont reiteró su exigencia durante el Consejo de Política Fiscal y Financiera del 27 de julio. Lo hizo el propio consejero de Justicia, que asisitió en representación de Junqueras. En la cita, Mundó reclamó ante la vicepresidenta y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro un calendario de ejecución, aunque, según dijo, no recibió una respuesta clara del Gobierno central.

El consejero de Justicia insistió que con el pago de la deuda se podría convocar 500 plazas más de Mossos d'Esquadra para «mantener la media de edad», aunque, tras los últimos atentados, sostuvo que el cuerpo necesita un mayor número de nuevos efectivos.

Fotos

Vídeos