La Generalitat ya admite que el domingo habrá colegios electorales cerrados

El Gobierno catalán deja en el aire la proclamación de los resultados de la jornada electoral pero insiste en que el referéndum se celebrará

CRISTIAN REINO

barcelona. Un día después de que Carles Puigdemont dijera que el referéndum ya no lo para nadie y después de que la Fiscalía ordenara precintar los colegios electorales, la Generalitat catalana tuvo ayer que admitir en público que el domingo que viene no celebrará la consulta que le hubiera gustado. De entrada, reconoció que no todos los centros electorales podrán abrir para la votación, en concreto porque estarán precintados por orden judicial y la Policía no permitirá el acceso.

También la CUP compartió el vaticinio. «En algunos locales se podrá votar y en otros, no», asumió la portavoz de la formación anticapitalista, Anna Gabriel.

Una de las incógnitas que quedan por resolver del 1-O es, por tanto, cuántos locales abrirán. La otra es si habrá proclamación de los resultados, como en toda votación oficial. En el 9-N sí lo hubo por parte de Artur Mas, lo que provocó la indignación del Gobierno y una querella.

El consejero de Interior, Joaquim Forn, habló ayer de declaración por parte del presidente de la Generalitat para valorar la jornada, pero no quiso comprometerse con su naturaleza, lo que deja al descubierto las dudas que hay en el seno del Gobierno catalán sobre la propia celebración de la consulta, que en los últimos días ha recibido duros reveses, como la renuncia en bloque de todos los miembros de la Sindicatura Electoral, la neutralización del sistema informático o las instrucciones a los Mossos.

Aun así, la Generalitat mantendrá la llama encendida hasta el domingo y ayer continuó con los quiebros que ha dado en las últimas semanas para avanzar en la preparación de la votación. Ante la imposibilidad de enviar a domicilio las tarjetas censales, que permiten a la ciudadanía saber dónde tiene que votar, la administración catalana ideó un sistema para que cada persona pudiera consultar a través de una web el colegio que tiene asignado. Esta web ha sido suspendida varias veces por la justicia, por lo que ayer desde el Gobierno catalán lanzaron un canal de Instagram, una cuenta en Twitter y un e-mail, para que la gente que aún no sepa qué colegio le ha tocado, pueda resolver sus dudas.

Fotos

Vídeos