Francisco Correa era un indigente a los ojos de Hacienda

Francisco Correa, en el juicio por contratos de la Generalitat. :: efe
Francisco Correa, en el juicio por contratos de la Generalitat. :: efe

Una inspectora de la Agencia Tributaria revela en el juicio que el líder de 'Gürtel' no presentaba la declaración desde 1999

MELCHOR SÁIZ-PARDO

Madrid. Según los últimos informes que la Agencia Tributaria ha remitido a la Audiencia Nacional, Francisco Correa llegó a amasar una fortuna superior a los 40 millones de euros antes de su arresto en febrero de 2009. Pero el líder de la trama 'Gürtel' a los ojos de Hacienda era una suerte de indigente, un «no declarante», quien desde 1999 no había presentado una sola liquidación ante el fisco.

Así lo explicó ayer una inspectora de la Agencia Tributaria durante el juicio por la primera época de la trama Gürtel (1999-2005), donde la técnica de Hacienda explicó cómo operaba el complejo entramado empresarial montado por Correa en España y en el extranjero para ocultar su creciente patrimonio. La fortuna en España del cabecilla de la trama, relató, estaba oculta tras varias mercantiles nacionales que, en realidad, estaban domiciliadas en Gran Bretaña y que, a su vez, estaban participadas por sociedad radicadas en el paraíso antillano de San Cristóbal y Nevis, que no intercambia información fiscal con la Unión Europea.

Una empresa antillana como Fountain Lake era la propietaria de las sociedades que Correa usó para contratar eventos con el Partido Popular y otras instituciones, tales como Pasadena Viajes, Special Events o Down Town Consulting, en el eje del entramado.

Por eso, explicó la inspectora al tribunal, Hacienda no pudo acreditar, antes de que los registros del 'caso Gürtel' aportaran su verdadera información contable, que Correa era el propietario de ese emporio societario. Para Hacienda, el cabecilla de 'Gürtel' era simplemente «una persona que no presentaba declaraciones de la renta desde el año 1999». En las estadísticas de Hacienda no constaba ningún tipo de «imputación». No solo es que no figurara como dueño de ninguna empresa, es que tampoco declaraba IRPF ni rendimientos mobiliarios o patrimoniales.

«Sin recursos»

Era una persona «sin recursos» en las bases de datos de Hacienda... hasta que los registros tras su arresto en 2009 en el despacho de su asesor, Luis de Miguel, descubrieron la real envergadura de su patrimonio. De acuerdo con los informes remitidos por Hacienda, su fortuna superó los 40 millones de euros. En España manejaba, a través de las cajas B de sus empresas, 1,2 millones de euros. En el extranjero, el grueso de su patrimonio estaba en cuentas en Suiza y en Mónaco a nombre de sociedades ficticias, donde llegó a acumular 20,3 millones de euros.

Otro importante foco de inversiones del líder de Gürtel, igualmente opaco para el fisco español, estaba en Estados Unidos y Colombia, donde tenía propiedades inmobiliarias, además, depósitos y acciones y embarcaciones.

En España, según revelaron las informaciones encontradas a De Miguel, Correa llegó a gestionar una cartera de inmuebles cercana a los nueve millones de euros. Todo ello, una vez más, a través de sociedades patrimoniales opacas como Inversiones Kintamini SL, Caroki SL u Osiris SL

Fotos

Vídeos