Francisco Camps: «Ni sabía ni sé cómo se financia el PP»

Camps, durante su comparecencia ayer en el Congreso para hablar de la cuentas del PP. :: c. moya / efe/
Camps, durante su comparecencia ayer en el Congreso para hablar de la cuentas del PP. :: c. moya / efe

El expresidente autonómico niega en el Congreso las acusaciones de Ricardo Costa y presume del «cariño» de Rajoy y Cospedal

MELCHOR SÁIZ-PARDO

madrid. Ni atisbo de resentimiento con el PP. Ni la más mínima intención de meter en problemas al partido o a Mariano Rajoy. Pero tampoco una confesión o autoinculpación que exonerara a Génova por los supuestos desmanes en las finanzas del partido en Valencia. Francisco Camps se mostró ayer firme y determinado a rebatir las últimas acusaciones, entre ellas las de su exmano derecha Ricardo Costa, que le sitúan en el epicentro de la financiación irregular del PP de la Comunidad Valenciana a través del cobro de comisiones a empresarios adjudicatarios para financiar actos electorales.

«Ni sabía ni sé cómo se financia el PP», afirmó tajante el expresidente de la Generalitat ante la comisión de investigación sobre las cuentas de los populares en el Congreso un día antes de tener que declarar como testigo sobre idéntica cuestión en la Audiencia Nacional en el juicio sobre la trama valenciana. Fue ante este mismo tribunal en el que Costa, ex secretario general del PPCV, dijo que Camps fue quien decidió contratar a Orange Market para organizar los actos de campaña de las elecciones autonómicas y municipales de 2007 y las generales de 2008, y que éstos se financiasen en parte con «dinero negro». «No he consentido una sola irregularidad en los años que he estado al frente del partido y la Generalitat», se defendió en el Parlamento, en una sesión muy tensa, marcada encontronazos con la oposición.

Ante los diputados llegó en un momento dado a poner la mano sobre el fuego sobre las cuentas del partido que dirigió en Valencia -«han sido siempre absolutamente legales, ajustadas a derecho y supervisadas por el Tribunal de Cuentas», dijo-, pero luego matizó cuando le preguntaron directamente quién dio la orden de que la formación que dirigía se nutriera de fondos de los empresarios. «Yo no di la orden. Ni conozco a nadie que la diera», zanjó.

«Derecho de defensa»

Con esas premisas se esmeró en desmentir las afirmaciones de Costa, sin llegar a llamarle mentiroso, y de los nueve empresarios que ya han confesado que financiaron los actos del PPCV a cambio de adjudicaciones. Enmarcó las manifestaciones de Costa en su «legítimo derecho de defensa» y recordó que tanto su exmano derecha como los empresarios, hasta que no han sido imputados, mantuvieron durante nueve años que no había habido financiación en B.

Pero, a pesar de no querer complicar la situación de su examigo, el que fuera presidente de la Generalitat sí que le lanzó algún dardo. «El señor Costa se ha fallado a sí mismo», apuntó antes de relatar que cuando en otoño de 2009 las primeras informaciones periodísticas comenzaron a apuntar las irregularidades contables del PPCV fue él el que hizo «llamar» a Costa, que le garantizó que todo era «falso», que las cuentas estaban «ordenadas» y que le presentó los libros. «Él deberá explicar porqué ahora ha cambiado de opinión», le reprochó.

No hubo más ataques a su exlugarteniente ni los hubo a los dirigentes del partido en el que según el compareciente sigue militando, aunque desde el PP lo nieguen. Camps, quien afirmó que siempre seguirá votando al PP, dijo sentirse arropado por Génova a pesar de sus problemas legales (está imputado por tres causas). «Siento el cariño de mi partido a mi alrededor, reseñó, y siento el cariño del presidente (Rajoy) y de la secretaria general (Cospedal)».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos