La Fiscalía rebaja su petición de prisión en el primer juicio por yihadismo tras los atentados

M. BALÍN

madrid. La Fiscalía de la Audiencia Nacional rebajó ayer de siete a dos años la petición de cárcel para Rhimou Ben Youseff, una marroquí residente en Badalona (Barcelona) juzgada ayer por un delito de colaboración terrorista. La fiscal Dolores Delgado acordó esta disminución después de que la acusada haya reconocido los hechos, manifestado su rechazo a la violencia y haya tildado de «perverso» el uso de menores por parte del Daesh para la consecución de sus fines totalitarios.

Asimismo, la fiscal valoró las dilaciones indebidas en el procedimiento para dejar la petición final en dos años de cárcel, que ahora deberá de resolver el tribunal de lo penal. Como la juzgada ya había cumplido 20 meses de prisión preventiva, si al final la pena disminuye quedará en libertad condicional.

Rhimou Ben Youseff es la madre de los chicos gemelos de entonces 15 años que se preparaban para ir a Siria y que han sido condenados por integración en el Daesh. La mujer ya había perdido a su hijo mayor, Yassin Atanji, en la tierra anexionada por el llamado Califato Islámico. Militante del grupo yihadista Ahrar Al Sham, sus hermanos Chakir y Chakib, nacidos en 1999, se radicalizaron presuntamente en Marruecos, donde se formaron en una madrasa tras abandonar la escuela secundaria de Badalona por los problemas económicos de la familia. Pero en la localidad de Castillejos fueron captados por un reclutador próximo al Daesh, ya detenido gracias a la colaboración de la mujer juzgada ayer.

Fotos

Vídeos