La Fiscalía investiga si los incendios de Galicia fueron un ataque coordinado

La Xunta y Asturias dan por controlados los cuarenta focos que todavía arden en las dos comunidades

M. SÁIZ-PARDO/M. E. ALONSO VIGO/MADRID.

La Fiscalía todavía no habla de «terrorismo incendiario», pero casi. El Ministerio Público sospecha -como la Guardia Civil y las autoridades autonómicas de la Xunta, el Principado y el Gobierno central- que los más de 200 incendios que se declararon entre el sábado y el domingo en Galicia y los 95 desatados los mismos días en Asturias no fueron, ni mucho menos, casuales.

La Fiscalía Superior de Galicia dio ayer el primer paso para intentar aclarar si la devastación del noroeste de la península fue fruto de una acción coordinada. El fiscal superior de esta comunidad, Fernando Suanzes, ha ordenado que se abran unas diligencias para esclarecer si hay conexión entre los fuegos que se declararon en Galicia entre el 8 y el 15 de octubre, poniendo especial atención en la cadena de incendios del pasado sábado y domingo, cuando en solo unas horas aparecieron más de un centenar de focos en el sur de la comunidad. Suanzes recuerda que los incendios provocaron «cuatro muertes, miles de afectados, riesgo de propagación en zonas urbanas con peligro real para personas y bienes, evacuaciones, así como extensas superficies quemadas en las cuatro provincias gallegas, especialmente las de Pontevedra, Orense y Lugo, con grave afección a zonas de alto valor ecológico».

Las instrucciones de la Fiscalía pasan por una doble investigación. Por un lado alentar las indagaciones propias que tramiten los diversos juzgados de instrucción sobre los incendios en sus demarcaciones y los supuestos responsables, pero sin perder de vista una visión de conjunto. Las órdenes son claras: hay que investigar si «los numerosos incendios originados obedecen a una iniciativa criminal compleja de grupos con intencionalidad que persiguen objetivos supraindividuales».

El Ministerio Público no oculta sus sospechas. La forma en que los incendios se produjeron, los métodos utilizados, los espacios afectados y la simultaneidad en periodos temporales «hacen pensar en la posibilidad de una actuación criminal más allá de la de simples autores ocasionales con perfiles criminológicos conocidos».

Por el momento, solo hay un detenido y, según la Guardia Civil, no parece ni un pirómano ni un miembro de ninguna organización, sino más bien un incauto. Se trata de, M.A.M.N, de 55 años de edad, vecino de Vigo (Pontevedra), que el domingo inició un incendio en una finca de su familia, situada en el paraje Barrucadas en Os Blancos, término municipal de Xinzo de Limia (Orense), donde resultó afectada una hectárea de monte arbolado. El fuego estuvo a escasos 300 metros de un núcleo urbano y a 200 de una granja.

Pruebas destruidas

Según informaron fuentes de Interior, el peso de las investigaciones sobre la autoría de los incendios tanto en Galicia como Asturias lo va a llevar el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil. El instituto armado ya ha enviado a las zonas más afectadas a especialistas en la investigación de incendios forestales de la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente (UCOMA). A pesar de los refuerzos, los investigadores no son nada optimistas. La misma lluvia que a partir del lunes ha ayudado a extinguir la mayoría de incendios lleva tres días destruyendo las posibles pruebas que los incendiarios hubieran dejado en los montes. Los expertos ya avanzan que con esta climatología va a ser «prácticamente imposible» encontrar restos de «posibles precursores» como gasolina u otros combustibles.

De manera paralela al inicio de las investigaciones, todavía cientos de personas trabajaron ayer en los focos todavía activos. La Xunta y el Principado, por primera vez desde el inicio de las oleadas de fuego, dieron por controlados todos los focos.

El Gobierno culpó ayer a los «criminales» de la última oleada de incendios que han arrasado más de 11.000 hectáreas en el norte de España y han dejado cuatro víctimas mortales. «Son fuegos dolosamente provocados, con mucha intención y conocimiento», remachó la titular de Agricultura y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. La ministra aseguró en el Congreso que el país está preparado «contra los incendios, pero no contra los incendiarios» y rechazó las críticas de PSOE y Unidos Podemos por los recortes en prevención. «España cuenta con el mejor sistema y capacidad para hacer frente a los incendios forestales», señaló Tejerina.

La formación de Pablo Iglesias acusó a los gobiernos del PP de ser «responsables» de los fuegos por no combatir el cambio climático y privatizar servicios de emergencias.

Fotos

Vídeos