El fiscal general avisa a los independentistas que habrá una respuesta «firme» si reactivan el intento de secesión

Julián Sánchez Melgar. / EFE

Sánchez Melgar ve «factible» acabar la instrucción sobre el 1-O antes de verano y abrir juicio en otoño

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar, en su primera intervención pública desde que tomara posesión del cargo hace poco más de dos meses, ha prometido una respuesta "firme", pero también "serena y proporcionada" contra los independentistas catalanes si éstos intentan reactivar el intento de secesión de la comunidad autónoma.

"Si se reiteran los actos de desobediencia, sus autores se encontraran con la respuesta firme de la Fiscalía, siempre bajo la luz del derecho penal, nunca seremos oportunistas ni políticos", ha reiterado Sánchez Melgar, quien ha apuntado que el intento de secesión es "uno de los problemas más graves a los que se enfrenta la democracia". Ante esta situación, el fiscal general, en un desayuno informativo, ha abogado por "recuperar la convivencia" cuanto antes, pero ha garantizado que el Ministerio Público va a actuar ante cualquier nuevo indicio contra los independentistas porque, ha dicho, no se puede "entender" por qué "no se cumple una ley en una parte del territorio nacional".

Sánchez Melgar se ha mostrado bastante optimista con la posibilidad de que antes de final de año pueda haber una sentencia por el 1-O. Es más, ha considerado "factible" que la instrucción del caso en el Supremo pudiera acabar antes de este verano y de que el juicio contra la cúpula independentista pueda celebrarse en otoño.

Eso sí, no ha podido aclarar cuál será la acusación final del Ministerio Público, si rebelión o sedición. "Estamos en una fase muy incipiente. No tenemos clara la tipificación de los hechos", ha afirmado, sin querer revelar si la Fiscalía, como ha hecho la Guardia Civil, apunta a que los promotores del referéndum obraron como un grupo de "delincuencia organizada". En cualquier caso ha dado a entender que el Ministerio Público, desde luego, no apunta a delitos menores y que no ve la posibilidad de acusar a los encausados de simples delitos de desobediencia o prevaricación, que quedarían incluidos en la rebeldía o la sedición.

Sánchez Melgar, además, ha calificado de "paradójica" la situación de Carles Puigdemont y ha recordado que en sus 35 años de carrera nunca un ha visto un "fugado" del que se conociera "exactamente dónde estaba". Ha defendido en este sentido la petición de la Fiscalía de reactivar la euro orden solo por los delitos de rebelión y sedición, ya que así, en el caso de que no se concediera su entrega, siempre podría ser juzgado en España por esos graves cargos en el caso de que retornara. Ha explicado que no se entendería que Puigdemont "director" o "protagonista sustancial" del 1-O fuera juzgado en España por cargos muchos menos gravosos que los del resto de procesados y todo por un problema legal internacional con la euro orden.

El fiscal general no ha querido desvelar los pasos inmediatos de su departamento en este sumario y si tiene previsto reclamar medidas cautelares para los próximos citados en el Supremo. Tampoco si tiene en su punto de mira a Elsa Artadi o a Jaume Roures. Solo se ha limitado a revelar que "por el momento" no se plantea pedir la ilegalización de ANC y Ómnium.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos