Felipe VI pide en Londres una solución «satisfactoria para todos» sobre Gibraltar

El Rey intervino en el Parlamento británico ante representantes de las cámaras de los Lores y de los Comunes. :: HANNAH MCKAY / afp/
El Rey intervino en el Parlamento británico ante representantes de las cámaras de los Lores y de los Comunes. :: HANNAH MCKAY / afp

El Rey aboga, en el Parlamento, por el entendimiento para gestionar el futuro de británicos y españoles ante el 'brexit'

ÍÑIGO GURRUCHAGA LONDRES.

El rey Felipe VI alentó ayer a los gobiernos español y británico a entenderse para encontrar fórmulas que satisfagan a todas las partes en la disputa que ambos países mantienen sobre Gibraltar y en la negociación del 'brexit'. Sus palabras fueron pronunciadas en un discurso solemne en la Galería Real del Parlamento de Londres ante la primera ministra británica, Theresa May, miembros de las dos cámaras -la de los Comunes y la de los Lores-, personalidades del mundo hispano-británico y diplomáticos.

El Monarca, en la primera visita oficial de un jefe de Estado español al Reino Unido desde 1986 -entonces don Juan Carlos también pronunció un discurso en el Parlamento británico- aludió a la «rica y fructífera» historia en común de los dos países y también a «distanciamientos, rivalidades y enfrentamientos... que han quedado atrás como hechos del pasado». «Estoy seguro de que esa determinación para superar esas diferencias se redoblará en el caso de Gibraltar y confío plenamente en que el diálogo necesario y el esfuerzo de nuestros gobiernos conseguirán avanzar en la búsqueda de fórmulas satisfactorias para todos», subrayó.

Don Felipe no rehuyó así el contencioso que separa a España y Reino Unido y lo utilizó en su discurso como hace 31 años hiciera su padre también ante el Parlamento. El miércoles se había extendido el rumor de que diputados conservadores abandonarían la sala del discurso si el Rey hacía una referencia a Gibraltar similar a la calificación de «anacronismo», que Felipe VI incluyó en su último discurso ante la Asamblea General de la ONU. La diplomacia gibraltareña en Londres se habría reunido con diputados 'tories' para persuadirles de que no cometieran la descortesía.

LAS CLAVESRelación España-Reino Unido El Monarca aludió a la «fructífera» historia en común y situó en el pasado «la rivalidad» Futuro Pidió un acuerdo sobre el 'brexit' que dé «confianza y certidumbre» a los ciudadanos Fabián Picardo El ministro principal protestó de inmediato y dijo que Gibraltar debe ser consultado también Solemnidad Medio millar de dirigentes británicos escucharon el discurso en el Parlamento

La intervención del Rey tuvo, en todo caso, una rápida contestación desde Gibraltar. El ministro principal del Peñón, Fabian Picardo, calificó de 'no democrática' la idea de que es posible un entendimiento entre los dos gobiernos para decidir el futuro de la colonia británica. «No hay dos gobiernos relevantes sino tres», advertía en una nota de prensa. «El Gobierno de Su Majestad en Gibraltar es la voz más importante entre todas, porque representa el punto de vista, la voluntad y las decisiones del pueblo británico de Gibraltar», insistía el comunicado.

Salida de la UE

Uno de los primeros diputados en llegar a la Galería Real fue Andrew Rosindell, diputado por Romford, la circunscripción en el nordeste de Londres que registró uno de los mayores apoyos al 'brexit'. El nacionalista, largamente vinculado a la causa soberanista gibraltareña, se sentó en la tercera fila y, cuando fue preguntado por periodistas británicos qué hacía allí, hizo con dos dedos el gesto de caminar, de marcharse. Aunque escuchó el discurso en silencio y en su asiento.

Felipe VI también expresó su respeto a la decisión británica de abandonar la Unión Europea, aunque reconoció que «le entristece». En este sentido, dijo estar esperanzado «sobre los propósitos del Gobierno británico de seguir siendo un aliado estratégico de la Unión y de continuar desempeñando el decisivo papel que el Reino Unido tiene en la seguridad del Continente europeo y en la prosperidad de sus ciudadanos». Añadió, en este sentido, que los gobiernos «deberán trabajar intensamente para mantener, e incluso mejorar, el entramado de relaciones que hemos construido dentro del proyecto europeo. Eso nos reclaman nuestras sociedades, profundamente imbricadas entre sí».

Y en este punto se detuvo para animar a los ejecutivos de Rajoy y May para que el acuerdo de salida de la UE «dé la necesaria confianza y certidumbre» a «los centenares de miles de británicos y españoles» residentes en ambos países, «que aspiran legítimamente a una vida digna y segura, para ellos y para sus familias».

El Rey, acompañado de doña Letizia, fue recibido en el Parlamento por los presidentes de las dos cámaras. El de los Comunes, Paul Bercow, señaló que la visita es «una celebración de la relación» de nuestros países y que tras el 'brexit' esa relación no cambiará. Al dar la palabra al Monarca, en torno a 500 congregados le aplaudieron largamente antes de iniciar su discurso. A su conclusión la audiencia le aplaudió en pie.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos