Los familiares de la menor torturada y asesinada se niegan a declarar ante el juez

EFE

huesca. El padrastro y la abuelastra de Naiara, la niña de ocho años presuntamente asesinada en Sabiñánigo (Huesca) por su tío político a causa de una brutal paliza y después de ser torturada, se negaron ayer a declarar durante su comparecencia como investigados ante la juez de Jaca que lleva el caso, que mantiene bajo secreto.

Los dos investigados, tras ser asesorados por su representante legal, rechazaron prestar declaración ante la responsable judicial. Tampoco quisieron ratificar las manifestaciones hechas hace unos días ante los investigadores de la Guardia Civil.

El letrado alegó que no podía defender de forma adecuada a sus clientes sin acceder previamente al sumario del caso, por lo que les recomendó mantener silencio hasta que la juez levante el secreto de las investigaciones.

Al parecer, ambos investigados manifestaron ante la Guardia Civil que conocían que Naiara era objeto de «castigos» por parte de su tío político, en prisión por un presunto delito de asesinato desde el pasado 9 de julio, pero cuestionaron que fueran de carácter brutal desde tiempo atrás. El padrastro de la niña llegó a informar a los agentes que sabía que su hermano castigaba a la menor por negarse a estudiar y que incluso le llegó a enviar un vídeo que mostraba a la víctima de rodillas sobre granos de sal.

Fotos

Vídeos