Una explosión provocada por un suicida causa 13 heridos en Navarra

Efectivos de la Guardia Civil inspeccionan el lugar de la explosión. :: Villar López / efe

La mayoría de afectados son jóvenes que disfrutaban en la calle de las fiestas patronales y a los que se les vinieron encima cascotes de la casa

R. C.

pamplona. Todo apunta a que hizo estallar su vivienda con una fuga de gas para quitarse la vida. De confirmarse el hombre, de 80 años logró su objetivo, pero la explosión también provocó 13 heridos, de los cuales dos permanecen ingresados en la UCI. La mayoría son jóvenes que asistían en la calle a las fiestas patronales de la localidad navarra de Puente la Reina. Dos de ellos, una mujer de 21 años y un hombre de 25, se encuentran ingresados en la UCI con pronóstico grave y muy grave, respectivamente. Otros tres pacientes, de 19, 21 y 23 años, permanecen en observación y presentan diferentes lesiones que, en principio, revisten menor gravedad. Además, un hombre de 59 años se encuentra ingresado en la planta de traumatología y tres personas más, un menor y dos adultos, fueron atendidos y posteriormente dados de alta.

El cuerpo calcinado de la única víctima mortal fue hallado en el interior del apartamento. Aún no se ha llevado a cabo la identificación del cadáver, que se tendrá que realizar mediante la prueba de ADN, aunque se tiene la certeza de que en el inquilino de la vivienda donde se produjo la detonación.

El suceso se produjo en torno a la 1:30 horas y la principal hipótesis que baraja la Guardia Civil es el suicido. En concreto, el instituto armado considera que el hombre abrió una bombona y esperó a que el gas se extendiera por su domicilio para luego prender fuego. Algunos vecinos declararon ayer que el individuo era «muy conflictivo» y tenía problemas de convivencia en la comunidad. Aseguraron que ya había causado daños en el inmueble y en coches.

Caos y confusión

En los primeros instantes un bombero profesional del parque de Tafalla que se encontraba en Puente la Reina hizo frente a las llamas con las mangueras e instalación de agua a presión de que dispone el Ayuntamiento de Puente Reina.

La gran fuerza de la onda expansiva derribó la pared frontal de la vivienda, cuyos ladrillos, cristales y cascotes alcanzaron a las personas que se encontraban en la calle, muy concurrida al ser el último día de las fiestas. Los fragmentos de la fachada fueron lanzados a decenas de metros de distancia del edificio. Se trató de unos momentos de gran caos y confusión en las calles de la localidad navarra. «Primero pensamos que era la traca final de las fiestas, pero vimos a gente que corría y a los heridos», explicaba un vecino. «Caían cascotes por todas partes y el edificio estaba envuelto en llamas», añadía una joven.

La violenta explosión afectó a la estructura de toda la casa, de tres alturas, desplazó los pilares y derribó paredes, por lo que los vecinos tendrán que ser realojados. Todos ellos abandonaron sus viviendas tras producirse el suceso y solo uno resultó lesionado en un brazo. También fueron desalojados los inquilinos de la casa colindante, que no podrán regresar a sus hogares hasta que los técnicos valoren el estado de la estructura.

Desde el ayuntamiento de este municipio navarro se destacó la respuesta de los vecinos, que desde un primer momento intentaron contener daños y atender a los heridos, así como la de todos los servicios de urgencias movilizados, bomberos, sanitarios y policías.

Fotos

Vídeos