Estados Unidos bendice la política antiterrorista de España

El Departamento de Estado destaca el «liderazgo» en la lucha contra la financiación del yihadismo

MELCHOR SÁIZ-PARDO

madrid. El informe anual del Departamento de Estado norteamericano que analiza la lucha antiterrorista en todo el planeta puntúa muy alto a España. Los analistas de Washington valoran especialmente el trabajo del Centro Nacional de Inteligencia para la Lucha contra el Terrorismo y la Delincuencia Organizada (CITCO). «Las capacidades antiterroristas de España, coordinadas por el CITCO han demostrado ser eficaces», apunta el documento referido a 2016 y en el que se otorga una especial atención a este centro, en el que vuelcan sus informaciones los servicios antiterroristas de las diferentes policías y del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Otro de los puntos fuertes de España en la lucha contra el yihadismo es, según el Gobierno de Donald Trump, su «liderazgo en el área de antiblanqueo y contra la financiación del terrorismo». «España investiga y persigue eficazmente la financiación terrorista y utiliza medidas de decomiso para congelar los activos terroristas», se congratula el informe, que, no obstante, lamenta que las autoridades españolas hayan «tenido un éxito más limitado» a la hora de aplicar las sanciones financieras de la ONU a los sospechosos de terrorismo.

Aun así, admite que la actual legislación contra el blanqueo y la financiación del terrorismo ha «mejorado en gran medida la capacidad de las autoridades para atacar la financiación del terrorismo por la vía de imponer a las instituciones financieras y otras empresas mayores requisitos, y penas más duras para los incumplimientos».

Las reformas del Código Penal de 2015 para endurecer la apología del terrorismo también son del agrado de Washington. El departamento que dirige Rex Tillerson afirma que «España cuenta con un marco jurídico maduro para la lucha contra el terrorismo» como «resultado de su larga lucha contra el grupo terrorista nacional ETA». «El Código Penal español -recuerda el informe presentado hoy- sanciona específicamente cualquier acto de colaboración con las actividades o fines de una organización terrorista». Además, EEUU valora de forma especialmente positiva la revisión del código de hace dos años que facilitó la persecución judicial de las «personas que glorifican el terrorismo en las redes sociales», que se «entrenarse remotamente» (autoadoctrinamiento) o que viajan a lugares de conflicto.

Colaboración

El Departamento de Estado recuerda que España durante el pasado año colaboró de forma «activa» con Estados Unidos sobre «las amenazas terroristas» y que también «trabaja estrechamente con sus socios regionales», como Marruecos y Argelia, «para desmantelar las redes extranjeras de reclutamiento» de los terroristas.

El informe incluye, a modo de ejemplo, datos sobre la lucha antiyihadista en España durante el año pasado como la detención de 177 sospechosos. También se recoge el hecho de que desde España han viajado a zonas controladas por el Estado Islámico 204 personas.

Capitulo aparte merece ETA. Estados Unidos constata que la banda no ha perpetrado «ningún ataque desde que anunció un cese definitivo de la actividad armada en octubre de 2011», si bien no se ha «disuelto formalmente ni ha renunciado a su arsenal de armas». Y recuerda que su «cohesión se ha erosionado» aun más en 2016 con la detención de miembros de su «dirección rudimentaria» como Mikel Irastorza.

Fotos

Vídeos