Esquerra alega que el juez Llarena busca complicar el regreso de Puigdemont

El exconseller Mundó cree, en cambio, que retiró la orden para evitar que la justicia belga «sacara los colores» a la española

R. C.

Barcelona. Esquerra Republicana de Catalunya recibió con críticas la decisión del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena de revocar las euroórdenes de detención contra el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y los exconsejeros que se encuentran en Bélgica, pero lo hizo con argumentos dispares.

La secretaria general del partido y número dos en las listas para las elecciones del 21 de diciembre, Marta Rovira, argumentó que se trata de «una manipulación jurídica de la justicia española para complicar su regreso» a España. En un acto de campaña en la cárcel Modelo de Barcelona, la designada por Oriol Junqueras como su sustituta hizo hincapié en que si ahora Puigdemont intenta hacer campaña en Cataluña acabará «en la misma situación que padece» el exvicepresidente.

El exconseller de Justicia y número cinco en la candidatura de Esquerra, Carles Mundó, se mostró convencido, en cambio, de que la decisión del juez obedece a su temor a recibir una respuesta negativa de la justicia belga. «Antes de que le sacaran los colores, ha decidido retirar la euroorden», dijo un día después de abandonar la prisión de Estremera, también por decisión de Llarena.

Mundó argumentó que al retirar la euroorden el magistrado ha puesto en evidencia que la querella que se instruye en el Tribunal Supremo es «desproporcionada e injustificable». «En España, igual se puede sostener, pero cuando cruzas las fronteras del Estado nadie entiende que, por una cuestión política, se pidan 30 años de cárcel», dijo.

La CUP, por su parte, juzgó «positiva» la rectificación. «Nos alegramos», dijo la número dos de la formación anticapitalista, Maria Sirvent. En la misma línea, el líder y cabeza de lista del PSC, Miquel Iceta, la calificó de «buena noticia». «Son personas que se han de presentar a la justicia y tendrán que hacerlo -subrayó- . Queremos normalidad total y absoluta y evitar que la política catalana se convierta en permanente crónica judicial o policial».

La candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, se limitó a expresar su respeto por la decisión judicial, mientras que el del PP, Xavier García Albiol, avisó de que «la Justicia acabará poniendo en su lugar a los que intenten un golpe de Estado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos