España responde a Maduro con la expulsión del embajador venezolano

El embajador venezolano Mario Isea sale del Ministerio de Exteriores en enero pasado. :: L. P. / efe/
El embajador venezolano Mario Isea sale del Ministerio de Exteriores en enero pasado. :: L. P. / efe

El régimen bolivariano acusa a España de victimismo y denuncia que Rajoy pretende hacerse con el gobierno de su país

ANDER AZPIROZ

madrid. Ojo por ojo. El Consejo de Ministros cumplió con lo adelantado el jueves por el ministro Alfonso Dastis y aplicó a Nicolás Maduro su misma medicina. El Gobierno declaró ayer 'persona non grata' al embajador venezolano en Madrid, Mario Isea. Es lo mismo que hizo el jueves el Ejecutivo del país latinomamericano con el jefe de la delegación española en Caracas, Jesús Silva. En ambos casos, se ha dado a los dos diplomáticos un plazo de 72 horas para abandonar cada uno de los países. El embajador venezolano se encuentra de todos modos ya en Caracas, toda vez que su Gobierno se anticipó y le llamó a consultas el pasado miércoles.

«El Gobierno responde de forma proporcional, y por ello ha decidido, en estricta aplicación del principio de reciprocidad, declarar persona non grata al embajador de Venezuela en España», explicó el portavoz del Gobierno, Iñigo Méndez de Vigo. El también ministro de Cultura recordó que los insultos de Maduro a Mariano Rajoy han sido una constante en los últimos años, y destacó que el Ejecutivo no consentirá que estos ataques se sigan produciendo. Solo en los últimos días el presidente venezolano ha afirmado sobre su homólogo español que preside el Gobierno «más corrupto de la historia de España» o que es un «racista» y un «colonialista». Ayer volvió a la carga y denunció que Rajoy pretende gobernar Venezuela. «Yo le digo no, no y mil veces no», añadió el mandatario bolivariano. Pese a todo, Méndez de Vigo explicó ayer que la intención de España es la de mantener la mejor relación con Venezuela, donde residen 200.000 ciudadanos españoles.

La tensión se disparó el lunes después de que la Unión Europea, con el voto a favor de los 28 estados miembros, aprobase sanciones contra siete altos funcionarios venezolanos, entre ellos el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, y el ministro de Interior, Néstor Reverol. Según argumenta el Gobierno de Maduro, Madrid lideró la imposición de las sanciones, y lo hizo además siguiendo las órdenes del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Lejos de rebajar la tensión, el ministro de Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, acusó al Ejecutivo español de hacerse la víctima de forma «hipócrita» e insistió en que desde Madrid se dirige «una red de ataques y sanciones» contra su país.

«El Gobierno actúa de forma proporcional y en base a la reciprocidad», asegura Méndez de Vigo

Respaldo de la UE

España recibió este viernes el apoyo expreso de la UE en esta nueva crisis diplomática. «La UE condena firmemente la decisión de las autoridades venezolanas de declarar al embajador español persona non grata. Expresamos plena solidaridad con España y llamamos a revertir la decisión, ya que va contra la necesidad de mantener abiertos los canales diplomáticos», señaló Catherine Ray, portavoz de la alta representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini.

La retirada de los embajadores es uno de los últimos pasos antes de la ruptura de relaciones, algo con lo que Venezuela ha amenazado a España desde la llegada de Maduro al poder en abril de 2013. El presidente venezolano ha lidiado desde que asumió la Presidencia con el auge de la oposición y una crisis económica sin precedentes en el país latinoamericano, y cree haber hallado en sus encontronazos con Madrid una válvula de escape a través de la cual desviar la atención de los problemas internos que acucian a Venezuela.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos