«Estamos entre la espada y la pared», dicen los Mossos

Un cartel reza 'Votemos para ser libres'. :: i. p.

D. S. OLABARRI

Los teléfonos del Sindicat de Policies de Catalunya (SPC) de los Mossos no han dejado de sonar los últimos días. Muchas son llamadas de afiliados. Están preocupados por su futuro en plena crisis por el desafío soberanista y piden asesoramiento. «¿Qué debemos hacer?», preguntan a los responsables de la central. La respuesta, con matices según las distintas circunstancias, suele ser la misma. «Debéis pedir instrucciones a vuestros mandos. Y acatar las órdenes siempre y cuando estén dentro de la ley», les contestan en la organización.

David José, secretario general del SPC, subraya que la «intranquilidad» se ha instalado en el seno de los Mossos d'Esquadra. La Policía catalana ha sido colocada en el disparadero. Han surgido voces que cuestionan su «inactividad» frente a las órdenes de la Justicia dirigidas a frenar el 1-O y también están recibiendo críticas entre los sectores soberanistas por actuar en las protestas.

El dirigente sindical insiste en que los mossos siguen «esperando órdenes» de los mandos, que son los que deben tomar las decisiones. El problema es que los responsables de la Policía catalana -dice- se encuentran «entre la espada y la pared», a medio camino «entre el poder político y el judicial».

Fotos

Vídeos