Escraches contra las sedes de PP y Ciudadanos en Barcelona

K. D.

«¡Vosotros fascistas, sois los terroristas!». Consignas que durante años distorsionaron la convivencia en el País Vasco volvieron ayer a escucharse en Cataluña. Varios grupos de personas protagonizaron a lo largo de la jornada protestas ante las sedes de PP y Ciudadanos en Barcelona, así como delante de la comisaría central de la Policía Nacional en la vía Laietana.

La tensión generada durante meses por los responsables políticos ha desbordado ya los límites de las instituciones y ya ha invadido la calle. Ayer, con la huelga general convocada por los soberanistas como trasfondo, varios cientos de manifestantes se agolparon ante la sede del PP en la calle Urgell de Barcelona para protestar por las cargas policiales del pasado domingo. Entre ellos un grupo de bomberos, que fueron aclamados por su colaboración en la consulta del 1-O. La presencia policial evitó incidentes cuando el presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, abandonó el inmueble entre abucheos e insultos. En la fachada del edificio aparecieron varias pintadas, como 'Esto con Franco sí pasaba'.

Escenas similares se vivieron también ante la sede de Ciudadanos, también protegida por la policía. Su portavoz, Inés Arrimadas, denunció «episodios de acoso e intimidación» contra el personal de partido, que fue insultado e increpado al grito de 'Ni os queremos, ni os necesitamos'.

No se libró de los escraches ni la comisaría central de la Policía Nacional, donde miles de personas se concentraron durante buena parte de la mañana. Corearon cánticos contra su presencia en Cataluña como 'fora, fora, fora la policia espanyola' o 'aquest edifici serà una biblioteca'. Los Mossos tuvieron que establecer un cordón de seguridad para evitar enfrentamientos. En Lleida una multitud se concentró en la principal plaza de la ciudad para presionar al alcalde, el socialista Ángel Ros, y exigir su dimisión por no apoyar el referéndum.

Fotos

Vídeos