La UE enmarca los arrestos en el orden constitucional

Theresa May asegura a Mariano Rajoy que el Reino Unido no reconocerá la independencia

R. C. BRUSELAS.

La Comisión Europea desoyó ayer una vez más los insistentes gritos de mediación y de violación de derechos fundamentales que le llegan desde el independentismo. Lo hizo cuando se le pididó valorar la orden de prisión preventiva dictada sobre los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural. Según la Comisión, se trata de un proceso judicial en curso, que se enmarca, además, «dentro del orden constitucional y legal» de un Estado miembro. «Es un asunto interno que no voy a comentar», se limitó a añadir el portavoz comunitario Alexander Winterstein. Bruselas «no comenta» procesos judiciales «en marcha» y tampoco se pronuncia sobre «el posible significado de tales procedimientos», concluyó el portavoz cuando se le cuestionó sobre si cree que la decisión de la juez Carmen Lamela podría dañar los intentos de diálogo.

Tampoco parece que la UE vaya a dar ningún paso en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará entre mañana y el viernes en Bruselas. Cataluña no figura en la agenda aunque el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, podría incluirlo si así lo solicita Mariano Rajoy, informaron fuentes comunitarias. El presidente del Gobierno fue el último líder de la UE con el que Tusk contactó en su ronda de consultas con las capitales para preparar las sesiones de la cumbre de esta semana. Y Esta consulta no llevó a ningún cambio en la agenda del Consejo Europeo, señalaron las mismas fuentes.

Hasta el momento, el Ejecutivo español ha recibido el respaldo de todos los socios europeos. Ayer volvió a hacerlo la primera ministra británica. Theresa May aseguró a Rajoy durante una conversación telefónica que Reino Unido «no reconocería» una declaración de independencia unilateral de Cataluña. May añadió que el referéndum que se celebró el pasado 1 de octubre «no tuvo base legal».

Fotos

Vídeos