Un empresario metido a revolucionario

Jordi Cuixart Presidente de Òmnium Cultural El padre de Félix Millet, condenado por el desfalco del Palau de la Música, fundó Ómnium Cultural en 1961

C. REINO

barcelona. Ómnium Cultural, a diferencia de la ANC, tiene una larga tradición en Cataluña, en defensa de la cultura y la lengua catalana. Es una plataforma con solera, que fue fundada en pleno franquisimo, en 1961, por algunas de las familias más ricas de Cataluña, ligadas al soberanismo, como los Carulla (Gallina Blanca) o los Millet (el padre del saqueador confeso del Palau de la Música fue su primer presidente). Ómnium siempre estuvo ligado a la cultura catalana, pero en los últimos tiempos se ha convertido en un actor político de primer orden y protagonista principal del proceso de ruptura. Junto a la ANC, ha organizado las manifestaciones del 11-S, en las que han participado cientos de miles de personas y en alguna de ellas se llegó a hablar de dos millones (2012). Primero bajo la presidencia de Muriel Casals (murió atropellada por una bici en 2016), más tarde de Quim Torra y ahora de Jordi Cuixart (1975).

Con estas credenciales se presentó a las elecciones en la organización soberanista: «Soy el hijo de una murciana, carnicera, y de un badalonés, obrero. Entre ellos hablan en castellano pero decidieron hablar catalán a sus hijos. Fui insumiso al servicio militar, empecé a trabajar de mozo en una fábrica de Santa Perpètua (Barcelona) y fundé mi empresa en 2003». Es empresario, vive en Sabadell y es el fundador de Aranow Packaging Machinery e impulsor de la organización de empresarios FemCAT, las más secesionista de todas las patronales catalanas. Igual que Jordi Sánchez, forma parte del sanedrín que asesora a Carles Puigdemont. Por primera vez en mucho tiempo, los Jordis, como se conoce a Cuixart y Sánchez, empezaban a distanciarse ideológicamente. Fuentes secesionistas señalan que sus diferencias se hicieron notables en la reunión que Puigdemont tuvo el martes pasado con el estado mayor del proceso, antes del pleno en el que debía proclamar la independencia. La ANC siempre estuvo más ligada a ERC y Ómnium a CDC, pero con Sánchez y Cuixart ha sido al revés. Ambas entidades recuperaron ayer la unidad.

Fotos

Vídeos