Embargan de forma cautelar la casa a Artur Mas para cubrir la fianza por el 9-N

M. BALÍN

madrid. El Tribunal de Cuentas ordenó ayer el embargo preventivo de la vivienda que el expresidente de la Generalitat, Artur Mas, puso para cubrir la fianza de 5,2 millones de euros que le impuso el órgano fiscalizador por el gasto de dinero público en la consulta ilegal del 9 de noviembre de 2014. Tras consignar 2,9 millones en efectivo en las últimas semanas, Mas y los exconsejeros de su Gobierno Francesc Homs, Joana Ortega e Irene Rigau, además del ex secretario general de Presidencia Jordi Vilajoana, depositaron el 23 de noviembre varios inmuebles como garantía para cubrir la fianza restante, 2,3 millones. Una vez concluido el plazo, la instructora del Tribunal de Cuentas ordenó ayer ejecutar el embargo de forma provisional de estos inmuebles y se procederá ahora al análisis pericial de los mismos. En cualquier caso, el expresidente de la Generalitat y sus excolaboradores no podrán enajenar los bienes aunque sí hacer uso de los mismos mientras no concluya el procedimiento.

La medida afecta al domicilio de Mas en el calle Tuset de Barcelona, a la mitad de un inmueble de Homs en Taradell y a las fincas de Joana Ortega en Barcelona y de Rigau en Ribes de Fresser. También se ha embargado una propiedad de Vilajoana. La defensa afirmó ayer que Mas y los exconsejeros de su Ejecutivo están «absolutamente disconformes» con la liquidación fijada por entender que no ha habido infracción contable. En este punto los abogados aluden a un total de 3,1 millones que se les reclaman por el valor de unos ordenadores que están en poder del Departamento de Enseñanza y siguen por lo tanto afectos a un servicio público.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos