La elección de Montero, un guiño a Susana Díaz

Pedro Sánchez y Susana Díaz (archivo)./
Pedro Sánchez y Susana Díaz (archivo).

Las dos ministras andaluzas vienen de la cantera de la Junta y fueron consejeras como independientes antes que afiliadas al PSOE.

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSASevilla

La elección de la consejera de la Junta María Jesús Montero como ministra de Hacienda y Administraciones Públicas es un guiño a Susana Díaz, un gesto del presidente hacia la líder de la federación socialista más poderosa y la que más votos aporta a los socialistas en unas generales, pero también con quien fue su principal contrincante en las primarias. Con su nombramiento, que encaja bien en el perfil técnico y político que busca Sánchez, este se presenta con generosidad y tendiendo puentes. También deja entrever que se tomará en serio la nueva financiación autonómica. Susana Díaz también gana con este nombramiento. Haya intervenido más o menos en la decisión de Pedro Sánchez, deja entrever el peso del PSOE andaluz, que ella controla, en el nuevo ejecutivo. Carmen Calvo también es del PSOE andaluz y también procede de la cantera de consejeros de la Junta, pero es una sanchista reconocida desde que optó por apoyarle en las primarias frente a Susana Díaz. Como curiosidad, ambas ministras fueron consejeras de la Junta de Andalucía como independientes fichadas por Manuel Chaves. María Jesús Montero se afilió al PSOE poco antes de las pasadas elecciones de 2015, mientras que Carmen Calvo también lo hizo antes de saltar a la política nacional como ministra de Cultura con José Luis Rodríguez Zapatero.

La elección de Montero obliga a Susana Díaz a una crisis de Gobierno para nombrar un nuevo o nueva titular de Hacienda a menos de un año de nuevas elecciones autonómicas y con el Presupuesto de 2019 en marcha y pendiente de amarrarlo con la oposición para que salga adelante.

Los dirigentes del PSOE andaluz, incluida su secretaria general, Susana Díaz, han exhibido estos días una estudiada prudencia sobre la cocina del Gobierno de Pedro Sánchez. Tras esta calma chicha bullía una inquietud: el peso de Andalucía en el futuro Gobierno. Afines a Susana Díaz admitieron a este periódico que se esperaba un gesto de Pedro Sánchez hacia la presidenta de la Junta en el Consejo de Ministros que se estrene el viernes. «Lo que decida nuestro presidente será recibido siempre de forma positiva», manifestó el secretario de Organización, Juan Cornejo, en su comparecencia rutinaria de los lunes ante los periodistas. Ya se conocía la negociación para que María Jesús Montero fuera la ministra de Hacienda, pero todos, incluida Susana Díaz, mantenía silencio aunque en los diferentes actos del lunes a los que acudió se le vio relajada y sonriente.

Mas

La presidenta de la Junta tuvo una agenda con cuatro actos, dos en San Telmo y dos fuera de la sede de la presidencia, pero en Sevilla. En ninguno de ellos quiso responder a preguntas sobre la moción de censura a Rajoy, sobre Pedro Sánchez como nuevo presidente o de la composición de su gobierno. Díaz ya se pronunció sobre ello en Twitter y en un vídeo mostrando su lealtad y manifestando que a Andalucía «siempre le ha ido bien con un presidente socialista».

El tipo de gesto no podía ser otro que al menos haya un andaluz o andaluza de su cuerda en el Gobierno, aunque si esto no se confirma se pensaba valorar de igual forma la presencia de un ministro del sur aunque este sea de los fieles a Sánchez, como es el caso de Carmen Calvo. Lo normal en otras ocasiones es que los presidentes socialistas oyeran sugerencias de los 'barones' territoriales sobre posibles ministros. La misma Carmen Calvo fue encumbrada desde Andalucía por Manuel Chaves junto a Magdalena Álvarez, tras haber sido ambas consejeras de sus gobiernos, para que colaborasen primero con José Luis Rodríguez Zapatero en su equipo electoral y luego fueron ministras. También José Antonio Griñán influyó en el nombramiento de su consejera Rosa Aguilar como ministra de Medio Ambiente en el último ejecutivo de Zapatero.

Los consejeros de la Junta han sido cantera de ministros del Gobierno de España en épocas socialistas. Entre los consejeros actuales la que gozaba de mayor experiencia en la gestión y tiene un perfil muy político es la actual consejera de Hacienda, María Jesús Montero, aunque también sonaron otros nombres como el consejero de Economía y Universidad, Antonio Ramírez de Arellano.

Andalucía entiende que la de ahora es una situación «excepcional» y de hecho Sánchez no parecía estar confeccionando ayer tarde su gobierno con consultas a los barones territoriales. Si bien, en el sanedrín andaluz se confiaba en una excepción con esta comunidad, dado que es la que aporta más votos y escaños al PSOE en unas generales. «Estoy seguro que Pedro Sánchez lo tendrá en cuenta», apuntaba un cargo socialista afín a Susana Díaz.

Las declaraciones del secretario de Organización del PSOE, Juan Cornejo, delataban que había confianza en fuera así. Cornejo llegó a expresar su «felicidad» porque un socialista sea presidente de la nación y que los socialistas andaluces no harán otra cosa que «arrimar el hombro» en apoyo del nuevo Gobierno de Sánchez, convencidos de que habrá «otra mirada» hacia esta comunidad diferente de la de Rajoy, según expresó Juan Cornejo.

El número dos de los socialistas andaluces aseguró que no se modificará el calendario electoral en Andalucía y que el pacto con Ciudadanos sigue vigente. Preguntado sobre la agenda de reclamaciones al Gobierno, incluida la nueva financiación, Cornejo aseguró que seguirá igual, pero ampliando el plazo a 2019 dada la situación «excepcional» por el cambio de gobierno. Este darle tiempo a Sánchez para que atienda las peticiones andaluzas puede interpretarse también como un gesto de buena voluntad hacia el presidente socialista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos