El Ejecutivo rebajará el crecimiento de España si el conflicto se mantiene

Sáenz de Santamaría admite que la estimación del 2,6% para 2018 se tendría que moderar y avisa del riesgo de «recesión» para Cataluña

D. VALERA MADRID

El Gobierno tuvo que admitir ayer lo que era un secreto a voces: la situación de inestabilidad que vive Cataluña pasará factura a la economía española. Tanto que el Ejecutivo asume ya que la previsión del PIB para 2018, fijada en un incremento del 2,6%, deberá moderarse si el escenario de inestabilidad no se corrige en un futuro próximo. «Si no hubiera una pronta resolución nos veríamos obligados a rebajar las perspectivas de crecimiento económico para el año que viene», advirtió la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tras el Consejo de Ministros.

En este sentido, la número dos del Ejecutivo recordó que las estimaciones hasta ahora marcaban un 2018 «positivo» en crecimiento y en empleo para España. Sin embargo, explicó que de prolongarse el conflicto actual los cálculos deberán ser «más prudentes». Una afirmación en la línea de lo mantenido por el ministro de Economía, Luis de Guindos, que ayer dejó claro que la crisis de Cataluña «no sale gratis» desde un punto de vista económico. Desde Washington, donde participa en la asamblea del FMI, De Guindos insistió en que la previsión de PIB se situará «algo por debajo del 2,6%».

El impacto en el crecimiento es lógico si se tiene en cuenta que Cataluña representa el 20% del PIB de España. Por tanto, si su economía se resiente afectará a la evolución del conjunto del país. Pero Sáenz de Santamaría fue más allá y avisó a las autoridades catalanas de que la deriva independentista ya está afectando a la economía de la comunidad. En concreto, se refirió a un «parón» en la inversión y a una «caída dramática» de las reservas turísticas que oscilan entre el 20% y el 30%, según el propio sector. De hecho, la vicepresidenta dejó claro que si el gobierno de Carles Puigdemont prosigue con su desafío estará creando las condiciones necesarias para generar una «recesión» en Cataluña el próximo curso. Un escenario que, de producirse, influiría negativamente en el resto de España.

Fotos

Vídeos