El Ejecutivo asume el control de Cataluña con la duda de la reacción del Govern

Hacienda decide sobre los ingresos y gastos de Cataluña sin intención de tomar medidas de calado, pero sí evitar su uso para fines independentistas

D. VALERA MADRID.

La incógnita no tardará en resolverse. Desde que el viernes pasado, una vez aprobado el 155, Rajoy anunció el cese del Govern la pregunta está ahí. ¿Qué harán hoy Carles Puigdemont y los ya exconsellers de la Generalitat? Reconocen fuentes cercanas al Gobierno que están preparados para cualquier escenario, y no ocultan desconocer qué pasa en estos momentos por la mente del presidente cesado. Su declaración, grabada, en TV3 no despejó del todo la incógnita este sábado.

Dejando a un lado el Govern, otro de los interrogantes se ciernen sobre los altos cargos y, sobre todo, si los 200.000 funcionarios de la Generalitat siguen sus directrices y cuáles las rechazan bajo el riesgo de sanciones de empleo y sueldo. Porque desde esta mañana quien tiene el control de la administración catalana es el Gobierno. Uno de los puntos calientes, el control de los Mossos, parece que quedó solucionado a las primeras de cambio, a juzgar por las manifestaciones de los agentes del cuerpo.

Solventada la seguridad, vigilar las cuentas de la Generalitat de Cataluña ha sido una de las principales obsesiones del Gobierno. Para ello, el departamento que dirige Cristóbal Montoro asume la mayor parte de las competencias de la consejería de Economía y Hacienda del depuesto Oriol Junqueras. En cualquier caso, la intención de Hacienda es efectuar un control administrativo que no implique ninguna toma de decisión relevante.

Fotos

Vídeos