La dirección de Podemos en Cataluña desafía a Iglesias al defender la consulta

Hará campaña a favor de la participación el 1 de octubre en contra del criterio de su líder, que afirmó ayer que de ser catalán no iría a votar

C. REINO / A. AZPIROZ

barcelona / madrid. Hace meses que la dirección de Podemos en Cataluña dejó claro que vuela por libre. Lo hizo cuando apostó, en contra del criterio de Madrid, por resguardar su independencia con respecto a los comunes de Ada Colau, la alianza de izquierda sin quien la formación morada no podría ni haber soñado con convertirse en primera fuerza catalana en las últimas elecciones generales.

Este viernes, el secretario general autonómico, Albano Dante Fachín, dio una nueva vuelta de tuerca a sus relaciones con Madrid al anunciar que su partido hará campaña a favor de la participación en el referéndum convocado para el 1 de octubre por la Generalitat. Según el documento aprobado por su ejecutiva, «a pesar del desacuerdo en las formas, contenido, contradicciones y falta de garantías jurídicas y reconocimiento internacional, Podem hace un llamamiento al espíritu del 15M para fomentar la participación y votación».

La posición de la dirección regional choca frontalmente con la de la nacional. Desde su nacimiento en 2014 Podemos se mantiene firme en la defensa del derecho de autodeterminación. De hecho, es el único de los grandes partidos que lo admite. No obstante, Iglesias también ha repetido que él no quiere que Cataluña se separe de España y que haría campaña activa por el no. Y, a diferencia de Dante Fachín, el líder morado no está de acuerdo en participar en una consulta como la del 1 de octubre, que ha sido convocada de forma unilateral y no tiene carácter vinculante. Iglesias fue tajante ayer al asegurar desde Cádiz, donde Podemos celebra su Universidad de Verano, que si fuera catalán no participaría en el referéndum, una opinión que compartieron otros dirigentes del partido como Pablo Echenique. «Es una consulta sin garantías que no sirve para ejercer el derecho a decidir», explicó el secretario de Organización. Pero el desafío de la ejecutiva regional a Madrid va más allá porque, según se anunció, se mantendrá la neutralidad en la campaña y no se pedirá el voto por el no, como sí haría Iglesias.

La posición de Podemos en Cataluña llega un día antes de que los comunes hagan oficial si apoyan o no la convocatoria de Carles Puigdemont. Los pronósticos apuntan a que la alianza de izquierda de Colau optará por restar rango a la consulta y se inclinará por afirmar que el propuesto por la Generalitat no es el referéndum que los catalanes necesitan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos