Díaz pasa página del congreso federal y se centra en las primarias andaluzas

Susana Díaz
Susana Díaz / Efe
Enviado especial. Madrid

El plazo para presentar candidaturas a liderar el PSOE se abre hoy y la presidenta afronta el proceso confiada en su fortaleza

ANTONIO M. ROMERO

Pasado el para ella trago amargo del 39.º Congreso Federal del PSOE, donde tuvo un papel secundario y un encuentro tenso y desabrido con Pedro Sánchez que ahondó en el distanciamiento entre ambos líderes, Susana Díaz ya está centrada en el proceso de primarias para elegir nuevo secretario general en Andalucía –a cuya reelección optará–, que se inicia hoy y desembocará a finales de julio con la celebración del congreso regional.

Díaz afronta este proceso confiada en la fortaleza con la que cuenta en el partido en Andalucía, donde venció con una amplia diferencia a Sánchez en las primarias, y con el convencimiento de que los socialistas andaluces están cohesionados. Asimismo, según reconocen fuentes de su entorno, no le da importancia a los amagos desde los sectores ‘sanchistas’ andaluces más guerrilleros que abogan por presentar un candidato alternativo a la secretaría general y, además, no teme perder el control de provincias como Cádiz, Almería o Málaga, donde los afines a Pedro Sánchez plantean dar una dura batalla. Los aspirantes a liderar el socialismo andaluz deberán dar el paso entre hoy y mañana y el miércoles comenzará la recogida de avales –serán necesarios unos 4.850, el 10% del censo– y si hay más de uno la cita con las urnas será el 16 de julio.

Recuperada del trance de la breve reunión nocturna del pasado sábado con Sánchez donde, según fuentes consultadas, no hubo margen para la negociación de la composición de los órganos de dirección del partido, y salió descompuesta aunque nadie explicita si ocurrió algo más para que llegara a esa situación, la presidenta de la Junta y secretaria general del PSOE andaluz acudió ayer a votar al congreso antes de partir a un viaje internacional que le impidió asistir al mitin de clausura de Pedro Sánchez, que sólo hizo una mínima referencia y de pasada a la líder andaluza.

Tras votar, Díaz, en declaraciones a la prensa, reiteró que el nuevo secretario general ha contado con manos libres para elegir su ejecutiva y que la delegación andaluza ha acudido al cónclave con el ánimo de «arrimar el hombro».

Díaz mantuvo un encuentro tenso con Sánchez que ahonda el distanciamiento entre ambos líderes

Preguntada por el hecho de que en el plenario del pasado sábado por la noche, en el que se votaron los documentos políticos, la mayoría de la delegación andaluza estuvo ausente y se concentró en la sede del Colegio de Veterinarios de Madrid, donde Susana Díaz arengó a los suyos, la líder andaluza le restó importancia y dijo que todos los temas estaban ya consensuados y debatidos. Sin embargo, esta ausencia no ha gustado a los ‘sanchistas’ andaluces, que denunciaron a lo largo de este domingo «este desprecio» a los órganos del partido y caldeó aún más el ambiente entre quienes defienden plantar batalla en Andalucía.

Respecto a los órganos de dirección federal, en la ejecutiva hay ocho andaluces, todos afines a Pedro Sánchez, y están representadas todas las provincias menos Jaén (los sevillanos Alfonso Gómez de Celis y Francisco Salazar, la cordobesa Carmen Calvo, el malagueño Ignacio López, el granadino José Antonio Rodríguez, la onubense María Luisa Faneca, la gaditana María Luisa Carcedo y el almeriense Fernando Martínez). Mientras que en el comité federal –máximo órgano entre congresos– sí se respecto el porcentaje de votos logrados en las primarias y de los veinte puestos de Andalucía, catorce fueron para ‘susanistas’ –entre ellos los ocho secretarios provinciales y cargos de confianza como Juan Cornejo, Micaela Navarro y Mario Jiménez, la malagueña Pilar Serrano y la sevillana Rosario Andújar– y seis ‘sanchistas’, entre ellos y encabezando la lista el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, enfrentado a Susana Díaz, y el regidor de Cártama (Málaga), Jorge Gallardo.

Fotos

Vídeos