Detenido el hermano mayor como sospechoso del doble parricidio en Murcia

Agentes de la Policía local, a las puertas de la casa donde ayer se hallaron los cadáveres. :: C. OSETE / EFE/
Agentes de la Policía local, a las puertas de la casa donde ayer se hallaron los cadáveres. :: C. OSETE / EFE

El joven dio la voz de alarma tras encontrar presuntamente los cadáveres de su madre y su hermano en su casa

A. NEGRE / J. G. BADÍA

MURCIA. El horror cobró forma en la madrugada de ayer entre las cuatro paredes de un dúplex de Las Torres de Cotillas, en Murcia. Antonia Parra, de 56 años, y su hijo menor, Miguel Ángel García, de 23 años, fueron asesinados a golpes en un brutal crimen que presuntamente fue perpetrado por Iván, el hijo mayor de la familia.

El joven, de 25 años, acudió a primera hora de la mañana al cuartel de la Guardia Civil explicando en tono desesperado que al llegar a casa se había encontrado los cadáveres ensangrentados de su madre y de su hermano. Acabó, sin embargo, siendo detenido a última hora de la tarde como presunto autor del doble crimen, según confirmaron fuentes del instituto armado.

El adosado fue escenario de un crimen con grandes dosis de violencia. Las mismas fuentes explicaron que madre e hijo fueron golpeados en múltiples ocasiones -principalmente en la cabeza- con un objeto contundente, posiblemente una barra de hierro o una pesa de gimnasio.

Los dos fallecidos vivían desde hacía más de quince años en ese adosado de Las Torres junto al padre de familia, Julio, y a Iván, el presunto homicida. Fue precisamente este último el que, poco antes de las siete de la mañana, dio la voz de alerta asegurado que al llegar presuntamente a casa se encontró con la dantesca escena. Con las manos ensangrentadas, el joven acudió primero a pedir auxilio a una panadería, apenas a unos cien metros de su casa, para después presentarse en el cuartel de la Guardia Civil, donde explicó que al llegar a su casa había encontrado los cadáveres ensangrentados.

Tras la alerta del joven, los investigadores se desplegaron rápidamente por la zona, que quedó totalmente acordonada.

Ese fue el panorama que se encontró Julio, el padre de familia, cuando llegó a la vivienda poco después. El hombre trabaja cuidando por la noche a un hombre mayor y por ese motivo no se encontraba en el domicilio en el momento del doble asesinato. Esa fue la explicación que ofreció, horas después, al prestar declaración ante los agente de la Guardia Civil.

Incoherencias en su relato

Los investigadores barajaron a lo largo de una jornada de infarto varias hipótesis, entre ellas que el asesinato respondiese a un hipotético ajuste de cuentas. La principal vía de investigación, sin embargo, se centró desde primera hora en el hijo mayor, después de que los agentes encontrasen algunas incoherencias sospechosas en su relato. El acusado, según fuentes policiales, es un «chico conflictivo» que cuenta con antecedentes policiales, principalmente por denuncias de malos tratos.

Según explicaron fuentes cercanas a la investigación, Iván sostuvo que en el momento de los hechos no se encontraba en la casa y afirmó, además, que en los últimos días estaba siendo víctima de amenazas. Explicó, al parecer, que horas antes había confesado a un policía local de la localidad la situación de temor que estaba atravesando por un trabajo que una organización criminal le había encargado en Japón y que, supuestamente, él no llevó a cabo pero sí cobró.

La Guardia Civil, sin embargo, encontró en la vivienda algunos indicios que apuntan a que fue presuntamente el hermano mayor el que acabó con la vida de de su madre y su hermano menor. Uno de los detalles que no pasó por alto a los investigadores es el hecho de que la puerta de la vivienda no había sido forzada. Según explicaron fuentes cercanas al caso, en la vivienda se hallaron numerosas huellas de pisadas con sangre y el sospechoso tenía los zapatos manchados con esta sustancia. Los investigadores aguardan aún el resultado de otras pruebas para afianzar los resultados de sus pesquisas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos