Así es el detenido por el crimen del pantano de Susqueda

Jordi Magentí en una foto de sus redes sociales / ATLAS

Un tranquilo aficionado a la papiroflexia que mató a su ex. Magentí se casó en 2013 con una colombiana tras salir de prisión y pasaba los días entre la pesca y el cuidado de su tío

MELCHOR SÁIZ-PARDO

La inmensa mayoría de los 5.500 vecinos de Anglès, en la comarca de la Selva en Gerona, sabía que convivía con un asesino. Pocos en el pueblo habían olvidado cómo el 4 de diciembre de 1997 su vecino Jordi Magentí Gamell había aguardado durante hora y media en su coche la llegada de su esposa, con la que estaba en trámites de divorcio, y le había descerrajado tres tiros con su fusil de caza en plena calle para terminar de rematarla con un cuarto disparo en el suelo. Dos meses antes, Pepita le había denunciado por los constantes malos tratos y en 1996 otra denuncia había acabado en condena contra Magentí.

El asesino se entregó poco después en una comisaría cercana. «La he matado porque la quería y no podía soportar la idea de vivir sin ella», confesó. En febrero de 2000, la Audiencia Provincial de Gerona le condenó a 17 años de cárcel, que fueron rebajados a 15 por trastorno mental. Pero Magentí salió de la cárcel mucho antes, en junio de 2009, cuando obtuvo la libertad condicional.

Cuando salió de la cárcel, Magentí no quiso volver de inmediato a Anglès. Conoció a una mujer colombiana y durante un tiempo viajó y vivió esporádicamente en aquel país sudamericano. En 2015, finalmente se casó con Nancy, la ciudadana colombiana. Fue entonces cuando decidió regresar a Anglès, donde su familia tiene dos viviendas.

Desde su llegada al pueblo no había protagonizado incidentes. De carácter introvertido, solo se le conoce una reciente discusión por una multa de tráfico. Tampoco había habido nuevas denuncias de malos tratos por parte de su nueva mujer.

Sin oficio ni beneficio –no se le conocía un trabajo actual– pasaba las horas entre los cuidados de su tío, del que se ocupaba en una de las casas familiares, y sus tres aficiones: la caza, la papiroflexia y, sobre todo, la pesca. Sus fotos en las redes sociales alardeando de la captura de truchas y siluros son numerosas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos