Despido improcedente de un sacristán

E. P.

La juez de lo Social número 6 de Sevilla declaró improcedente el despido de un sacristán de la parroquia de la Inmaculada Concepción de Alcalá de Guadaíra que alegó que el párroco le despidió como «represalia» por haber divulgado públicamente que mantenía una relación sentimental con una mujer. La juez condenó además a la parroquia a indemnizar con 9.742,77 euros al afectado, pero rechazó la demanda de nulidad del despido del sacristán, que llevaba trabajando en la parroquia catorce años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos